Leonardo Faccio, el hombre que más sabe de Messi

El periodista argentino Leonardo Faccio es el autor de "Messi, el chico que siempre llegaba tarde". Partiendo de una aburrida entrevista, logró un gran perfil.
Leonardo Faccio, el hombre que más sabe de Messi

José PÉkerman, el actual director técnico de la Selección Colombia, fue el que tiró la bomba en Buenos Aires: “Messi está a punto de ser convocado por España”, comunicó a la Asociación de Fútbol Argentina (AFA). Corría el 2004 y en tierras gauchas pocos conocían al futuro ganador del Balón de Oro. Pékerman, que por entonces era mánager del Club Deportivo Leganés de Madrid, lo tenía en la mira. Los argentinos debían hacer algo para repatriar a la figura de las divisiones menores del Barcelona. Hugo Tocalli, el adiestrador de la selección juvenil albiceleste de ese año, se inventó un partido. A través de una carta la AFA solicitó al club catalán la cesión de “Leonel Mecci” para disputar un amistoso contra Paraguay. Ni siquiera sabían su nombre.

Esta es una de las tantas historias que Leonardo Faccio escribe en Messi, el chico que siempre llegaba tarde. Para hacer los tres capítulos que componen el perfil del futbolista habló con más de cien personas, entre familiares, amigos y entrenadores. El punto de partida es una entrevista con el propio Messi. Lo abordó una tarde de 2009 en las vacaciones de la Liga Española, después de un viaje de la Pulga a Disneyworld. Apenas quince minutos para arrebatarle información a la estrella que deslumbra más en las gramillas que frente a las cámaras.

“Lejos del balón Leonel Messi parece un clon sin baterías de sí mismo”, sentencia Faccio en una de las páginas del libro. Las respuestas en ese encuentro fueron cortas y frías. Un cuarto de hora con el deportista que tuvo que inyectarse hormonas en su adolescencia para poder crecer es demasiado tiempo hasta para el más avezado entrevistador. Aburrido y predecible.

“¿Cuál es tu personaje preferido de Disney?”, le preguntó. “Ninguno en especial porque de chico yo no miraba dibujos animados”, respondió. Sus palabras no tienen la misma potencia ni la misma genialidad de sus pies. Julio Villanueva Chang, editor de Faccio en la revista peruana Etiqueta Negra, lo dijo: “De Messi se habla mucho y sabemos muy poco”. El periodista inició a finales de 2008 la investigación. Nueve meses esperó para encontrarse con su jugador favorito y con poco se fue de las instalaciones del Barcelona.

Leonardo Faccio se define como un tipo al que no le gustaba el fútbol. Su nombre está repartido por varios medios latinoamericanos y españoles. Sus crónicas, que la mayoría de veces tocan temas sociales, dieron un giro cuando Messi se robó la atención del público a punta de gambetas y goles.

Comenzó con un perfil de no más de cinco páginas, que se fue alargando a medida que halló más datos durante tres años. Atando cabos en Rosario, La Plata y Buenos Aires, Faccio concluyó que Messi duerme mucho porque “las cosas en las cuales puede ocupar su tiempo libre le entretienen un rato y luego se aburre”. Juan Sebastián Verón, exmediocampista de la Selección Argentina, compartió habitación con la Pulga durante el Mundial de Suráfrica 2010. Gracias a su testimonio, Faccio revela que Messi, además de jugar fútbol y dormir, veía la serie colombiana El cartel de los sapos. “Él era el dueño del control remoto”, comentó Verón. “Muchos personajes morían y aparecían otros. Un día Lio me dijo que la serie se había puesto un poco densa y la dejó”.

Las traducciones al inglés y al japonés de la obra reflejan la calidad de la investigación. Y la crítica ha sentenciado que Faccio tiene merecido su puesto en las antologías del periodismo latinoamericano.

No hay duda de que la mejor manera de adentrarse en el mundo de este muchacho que al convertir un gol levanta las manos mirando al cielo en honor a Celia Olivera de Cuccittini, la abuela materna que lo llevó a descubrir el fútbol, es a través de la pluma de Leonardo Faccio.

Temas relacionados