El cartel de los sapos , ¿película para estadounidenses?

La  producción de la película es impecable, sin embargo algunos detalles hacen que no parezca colombiana.
El cartel de los sapos , ¿película para estadounidenses?

Aquí la tenemos de nuevo: la versión alterada de la vida de Andrés López, alias Florecita, un aprendiz de capo que terminó entregándose a la DEA y delatando a todos sus compañeros de negocio, a cambio de conservar la vida, llevada a la pantalla gigante, luego de haber sido un éxito como serie de televisión.

Aquí tenemos de nuevo a los mismos personajes de la serie, ahora trasladados al cine, interpretados por los mismos actores, con sus mismas caras de traquetos, sus mismas groserías, sus mismas amenazas. Los narcotraficantes se han vuelto casi una caricatura. Y en medio de ellos, Martín (Manolo Cardona), un aspirante a traqueto con cara de yo no fui, que se la pasa prometiendo a su novia (Juanita Acosta) que se va a salir del negocio. Pero salirse del negocio es imposible a no ser que se entregue a la DEA.

La producción es impecable. Si se necesitaban recursos para que la historia resultara creíble, los recursos se notan: en las locaciones, en los efectos especiales, en el despliegue técnico. Y, por supuesto, todo esto contribuye a que la narración vaya más allá de la telenovela, que sea una cinta de acción propiamente dicha. Las actuaciones, en cambio, me saciaron un poco. Salvo Manolo Cardona y diego Cadavid, el par de amigos que andan ahorcados por cumplir una deuda imposible de pagar, los otros capos (o mejor, los de verdad puesto que los dos amigos son más bien unos peleles) son, como dije antes, una caricatura. Quizás es que ya tengo suficiente con tanta violenta ramplonería y ya los personajes de traquetos no me parecen genuinos.

Pero luego está el desenlace, la entrega de Martín, la única oportunidad de escapar a la muerte. Toda la película parece hecha para que les guste a los estadounidenses, para que vean que en Colombia hay traquetos que se redimen en los brazos de la DEA. En este sentido tienen razón de ofrecerla como opción a mejor película de habla no inglesa. Es el ejemplo moralizante que tanto le gusta a la Academia, independientemente de la factura de la cinta. Pero no sé por qué veo algo que no me cuadra, algo irreal, algo mucho más cerca de allá que de acá, que hace que esta película no me parezca colombiana.

Regular

  Dirección: Carlos Moreno

Guion: Luiso Berdejo, Juan Camilo Ferrand, Andrés López.

Reparto: Manolo Cardona, Juanita Acosta, Diego Cadavid, Róbinson Díaz, Julián Arango, Andres Parra, Fernando Solórzano.