Nigel Marven: "lo mejor de Colombia es el color"

El reconocido periodista británico Nigel Marven estuvo en el país grabando Colombia Salvaje, un programa de televisión sobre la fauna y flora del país, que ya se ha vendido en 35 países.
Nigel Marven: "lo mejor de Colombia es el color"

Nigel Marven es un hombre alto, fornido, de voz gruesa y simpático por naturaleza. Lleva más de la mitad de su vida realizando documentales de vida salvaje para la televisión británica. Empezó a estudiar botánica y zoología en la Universidad de Bristol y luego se vinculó a la BBC. Desde entonces no ha dejado de filmar a las más espectaculares criaturas del planeta. Con su estilo divertido y audaz, comparado por muchos con el del fallecido australiano Steve Irwin, ha conquistado a la audiencia europea.

Actualmente Marven vive en Suráfrica, cerca de un gran jardín en Knysia, al sur del país, y se jacta de no haberse roto un solo hueso, de no haber tenido una enfermedad tropical, y de haber ido apenas una sola vez al hospital en toda su vida. A finales de 2011 Marven decidió viajar a Colombia a grabar un documental. “Todos hemos escuchado decenas de historias miedosas sobre los peligros de ir a ese país, pero, durante las semanas que estuvimos allí, nunca nos sentimos inseguros. De hecho, todos los que conocimos en nuestros viajes fueron extremadamente amigables y colaboradores”, asegura.

Marven explica que el país es un paraíso natural. “En Suramérica, Colombia es el único que tiene ambos océanos, su gran variedad de hábitats, bosques húmedos costeros, montañas, desiertos, llanuras y el Amazonas, hacen que la fauna silvestre sea increíblemente diversa. Tiene el número más alto de vertebrados del mundo”, afirma, y reconoce que quizás sea el país más colorido que ha visitado en su vida. “Este derroche de color es una de las cosas que realmente brilla a lo largo de la serie”, dice.

El británico viajó tres veces a Colombia durante ocho semanas. Primero estuvo en septiembre de 2011 en el Pacífico para ver las ballenas jorobadas; luego en febrero de este año asistió al Carnaval de Barranquilla; y en mayo volvió para visitar el Amazonas y Los Llanos.

Su mejor momento, asegura, lo vivió con una anaconda en Los Llanos. Estaba en la hacienda La Aurora, anochecía, cuando de repente unos campesinos le enviaron un mensaje urgente: habían encontrado a una anaconda. Marven y su equipo llegaron de inmediato hasta el lugar y el espectáculo fue mucho mayor de lo que podría haberse imaginado. El reptil había acabado de matar a un ciervo y empezaba, lentamente, a prepararlo para devorárselo. “Tuvimos que grabarlo con las luces del carro y con antorchas, pero fue muy emocionante para mí ver, por primera vez, este increíble comportamiento salvaje. Además, le dio un final fantástico a la secuencia”.

Pero, curiosamente, el animal que más cautivó su atención fue un diminuto colibrí llamado Chivito de los Páramos en los Andes. “Este pájaro solo se encuentra en altitudes altas, y como su nombre lo sugiere, tiene una delicada cresta y barba”, explica. Marven, apasionado por el avistamiento de aves, y quien se encontraba en el Jardín Encantado, en el municipio de San Francisco de Sales, decidió que quería sentir el aleteo de este animal lo más cerca posible, así que se pintó los labios con un colorete escarlata para mimetizarse; luego, se colocó una flor de plástico en su boca, llena de azúcar y agua. Esperó un rato y el colibrí voló, majestuosamente, hasta su boca y se alimentó de la flor artificial. “Captamos el momento en cámara lenta y fue inolvidable”.

El explorador tuvo suerte de que el colibrí no saliera travieso y le hubiera dado un picotazo en su nariz. Sin embargo, no contó con esa misma suerte cuando estuvo en la reserva de Los Flamencos, en La Guajira, donde una boa de árbol lo mordió. “Siempre había bromeado con la idea de que si una serpiente me mordía la nariz, sería una gran imagen en televisión. Pues en Colombia la broma se hizo realidad”. Marven cuenta que era de noche y estaba tratando de sostener la boa para que la cámara pudiera captar el brillo de su piel, “pero de repente, con la velocidad de un rayo, me atacó y me mordió mi nariz con sus afilados colmillos. No era una serpiente venenosa, así que no me hizo un gran daño, pero sí hubo mucha sangre, y eso hizo que se convirtiera en una gran secuencia para el documental”, afirma.   

El británico asegura que espera volver pronto al país, porque le quedaron muchos lugares por visitar. Por ahora, la serie, dividida en cuatro capítulos, se empezará a transmitir en el Reino Unido por el canal Edén a partir del próximo 19 de noviembre, en horario prime time, a las 8:00 p.m. Ya ha sido vendida a 35 países del mundo.