'No', la nueva película de Gael García, ya está en cartelera

La historia de cómo un grupo de optimistas, respaldados por una estratégica campaña publicitaria, se le midió a competir contra el régimen de Pinochet.
'No', la nueva película de Gael García, ya está en cartelera

El 5 de octubre de 1988 marcó un hito en la historia chilena moderna. Ese día, el 54,71% de los ciudadanos decidió, por medio de un plebiscito, decirle “no” a la continuación del mandato del general Augusto Pinochet, que gobernaba el país con mano dura desde 1973, cuando derrocó por las armas al presidente constitucional Salvador Allende.

La historia de cómo un grupo de optimistas, respaldados por una estratégica campaña publicitaria, se le midió a competir contra el régimen de Pinochet convencido de que podían ganar, quedó plasmada en la novela de Antonio Skármeta Los días del arcoiris. Y esta, a su vez, fue llevada al cine por Pablo Larraín, uno de los más virtuosos cineastas chilenos.

No es la cuarta película de Larraín, quien desde su ópera prima, Fuga (2006), ha filmado una cinta cada dos años. En 2008 estrenó Tony Manero y, en 2010, Post Mortem. Sus filmes se caracterizan por la depresión de sus personajes, por su incapacidad de encontrar su lugar en el mundo. Y como telón de fondo, la dictadura, aunque esta roce a los personajes indirectamente.

No es su filme más político, pero ni siquiera. La virtud de Larraín es despojar sus historias de alusiones directas. Prefiere contar no la política, sino la calle; no el compromiso, sino la supervivencia. En este sentido, el personaje de René Saavedra, publicista creativo de la campaña del “no”, interpretado por Gael García, es elocuente. Mientras los miembros de la oposición quieren aprovechar el espacio televisivo diario para denunciar la permanente violación a los derechos humanos por parte del Gobierno, René ofrece una aproximación estrictamente publicitaria: la venta de una ilusión, de un futuro feliz. Él, René, no tiene por qué meterse en política. Ha sido contratado para que una campaña triunfe. Y hará lo posible por conseguirlo, así parezca que vendiera Coca-Cola.Esa será su principal virtud.

Larraín filmó la película en un formato de video con que se grababa en los años del plebiscito, de manera que mantuvo la atmósfera de esos años. Y entusiasmó tanto a la Academia, que la nominó a Mejor película de habla no hispana en los premios Oscar 2013. No, sin embargo, perdió contra Amor.Dirección: Pablo Larraín. Guion: Pedro Peirano, basado en la obra de Antonio Skármeta.Reparto: Gael García Bernal, Alfredo Castro, Antonia Zegers.

 

Más películas en carteleraOz el poderoso (Pésima)¿Alguien ha visto El mago de Oz? Fue una joya del cine protagonizada por Judy Garland. Ahora Sam Raimi quiere contar cómo Oz se convirtió en Oz. Y ha fracasado con rotundo éxito. Pensé que ninguna película podía superar a Narnia en su falta de emociones, de personajes, de acción y de verosimilitud. Pero, claro, no había visto Oz. Disney hizo todo lo posible por realizar la peor película de la historia. No tiene nada de poderosa, de mágica, ni de imaginativa. Todo ha quedado reducido a cenizas. Raimi se lleva todos los aplausos. ¡Y eso que no hablo de las interpretaciones de James Franco y Mila Kunis! Una tragedia.Ana Karenina (Buena)Esta es, sin duda, la adaptación más audaz de la novela de Tolstoi y, en esa medida, puede despertar pasiones encontradas. En esta ocasión, Keira Knightley es la vehemente Ana Karenina, quien está dispuesta a arriesgarlo todo por un amor prohibido. Lo novedoso de esta reinterpretación es que el director Joe Wright crea un montaje teatral en el cine y, por medio de esta estructura, representa la claustrofobia que implicaba pertenecer a la hipócrita aristocracia rusa del siglo XIX. Para los amantes de este clásico tal vez sea una propuesta demasiado arriesgada y densa, para los que esperan un cambio, esta película tiene momentos que brillan y erizan la piel.