¿Quién es Zahia, la mujer que metió en líos a Ribery y Benzema?

Esta argelina tiene a los jugadores Karim Benzema y Franck Ribéry a una paso de pagar una posible multa de 45 000 euros y 3 años de cárcel por haber contratado los servicios sexuales de una menor de edad.
¿Quién es Zahia, la mujer que metió en líos a Ribery y Benzema?

Ya casi logra borrar su pasado. Cada vez que sale a escena, Zahia Dehar da un paso más para que el mundo se olvide que fue la prostituée des Bleus, la adolescente que estuvo envuelta en un escándalo cuando fue descubierta una sofisticada red de prostitución con menores de edad. Hoy, con 21 años, se hace llamar mademoiselle, está rodeada de un séquito de asesores (dos para prensa, un estilista y dos personas más que la siguen por donde va) y sale en las portadas de las más famosas revistas europeas.

Su última aparición, en una entrevista con The Telegraph, la deja ver como una chica arrepentida, que no quiere volver a hablar de ese pasado que la lanzó a la fama y que deja caer una lágrima muy oportuna cuando se lo preguntan. Suena un poco contradictorio porque apenas en abril de 2010 dio una entrevista a París Match en la que admitió que ella había sido el regalo de cumpleaños de Ribéry.  

FRANCE-JUSTICE-TRIAL-FBL-PROSTITUTION AFP  

Esas ocho páginas con fotos muy provocativas en el principal semanario francés le bastaron para empezar a escribir su nuevo destino. Hacía apenas un año, en abril de 2009, había volado a Múnich a tener una noche de sexo con el mediocampista del Bayern por la que le cobró 2000 euros. «Yo no doy vueltas por las esquinas ni por la barra de los bares; yo suelo salir a lugares de moda, donde hay un montón de famosos del espectáculo y del deporte, y ellos proponen y yo dispongo», dijo aquella vez para explicar que no era prostituta.

Pero apenas unos días antes de este baño de popularidad sus fotos habían aparecido en los periódicos sensacionalistas. Se veía con ropa y maquillajes baratos y se conocieron videos de sus striptease en clubes nocturnos de poca reputación. Mientras tanto, la policía seguía con sus pesquisas hasta encontrarla en una modesta casa en un barrio igual de modesto del este de París.

Ahora, para su última entrevista, se da el lujo de tener un asesor que interrumpe cuando la pregunta intenta remover el pasado, cambia el sitio de la entrevista porque su camerino durante una sesión de fotos le parece poco apropiado y contesta con monosílabos aduciendo que es tímida al hablar con desconocidos.

Actúa como una celebridad, la siguen los paparazzis, Vanity Fair le hizo un video en Hollywood, acaba de protagonizar un documental autorizado por ella y se están preparando un libro y una película sobre su vida. No es para menos. Su historia parece sacada de un cuento de hadas como los que ella evoca en cada una de sus colecciones (la última está inspirada en Heidi).  No se sabe cuál de las versiones sobre su pasado dará para el libro y la película. En Paris Match había dicho que su papá era conductor de camión y que ella soñaba con ser esteticista. Un año más tarde, en Libération, dijo que su papá era ingeniero, que ella había sido buena estudiante y que quería ser piloto de jet.

Lo cierto es que Zahia tiene al mundo de la moda a sus pies, y eso ha bastado para que el exquisito jet set francés la acepte y le perdone su pasado sin apellidos y con escándalos tan escabrosos. Karl Lagerfeld le dio su aval el año pasado diciendo que no había un gramo de vulgaridad en sus diseños. Desde ese día los medios la llamaron «la musa de Lagerfeld». Pero ella respondió diciendo que el llamado Papa de la moda no la lanzó al estrellato porque ella ya llevaba dos años diseñando.

Y al parecer nada eso importa ahora. Zahia vive en un gigantesco apartamento en un exclusivo sector de París, con cuatro perros y decoración en rosa, donde abundan los cuadros de ella mostrando sus diseños, saturados de flores, encajes y corazones. En su página muestra orgullosa los cortos y las imágenes de los grandes fotógrafos que la buscaron para retratarla, como Terry Richardson, Pierre et Gilles o el mismo Lagerfeld.

Después de posar vestida de Channel como Brigitte Bardot, Zahia se alista para lanzar una línea completa que incluye ropa, zapatos, joyas, cosméticos, un perfume y ropa de hogar. Todo, dice ella, apoyada por un fondo de inversión de Hong Kong.