Rooney Mara: “Formar una familia perfecta no es para todo el mundo"

A los 27 años y con una carrera relativamente corta, esta actriz ya logró una nominación al Óscar. A propósito del estreno de 'Efecto Secundarios', Mara conversó con CROMOS en Beverly Hills.  
Rooney Mara: “Formar una familia perfecta no es para todo el mundo"
En esta historia interpreta a Emily Taylor, una joven que logra su sueño de casarse con Martin (Channing Tatum), pero que tienen que sobrepasar los obstáculos que se presentan tras cambiar su vida de la noche a la mañana, sucesos que llevan a Emily a caer en una depresión profunda.  ¿Fue muy difícil interpretar a un personaje que muestra un desempeño emocional muy fuerte y tiene que ser engañoso al mismo tiempo? Sí. Como actriz, quiero creer en cada situación que tengo que vivir en el personaje. Yo soy el personaje que interpreto en el momento del rodaje; por eso fue muy difícil pensar en ser esa mujer que tiene que engañar a todo el mundo y, al mismo tiempo, tratar de engañar al público.  ¿Qué tanto ha cambiado su relación con las medicinas desde que rodó esta película?  No sé si haber actuado en este filme me haya hecho cambiar la opinión sobre tomar medicinas y los médicos en general. De todas maneras, siempre he sido precavida en ambas cosas.  Yo evito tomar medicinas a menos que sea necesario, pero conozco gente que tiene la tendencia a buscar medicina para cualquier síntoma y que, posiblemente tras ver la película cambien su percepción al respecto. ¿Esa renuencia a las medicinas es algo reciente? Cuando era pequeña tuve que tomar muchos antibióticos. Yo era una chica enfermiza, y tomar tantos me dejó el sistema inmune muy débil.  En la familia decidieron dejar de darme tantas medicinas para poder reconstruir mi sistema inmune. Han pasado unos cuantos años desde que se tomó la decisión y en verdad no he tenido que volver a tomar medicinas. ¿Esa postura debería ser generalizada? Para nada. Yo no soy una experta en la materia para dar una opinión política sobre la industria farmacéutica o las medicinas en general. Yo hablo por mi experiencia personal, pero es bueno que esta película abra el debate. Si hubiera una píldora que le cambiara la vida, ¿cuál clase de efecto secundario quisiera que tuviera? No lo sé, tal vez tomar una tableta que me hiciera invisible para poder espiar gente por un día. Sería divertido poder lograr la invisibilidad. ¿Cuál es su opinión sobre el matrimonio? ¿Piensa que es un objetivo para las mujeres de su edad? Cada relación es diferente.  Ciertamente para Emily la seguridad de tener un marido era algo muy importante porque deseaba que alguien la cuidara. El matrimonio puede llegar a ser algo maravilloso, dependiendo de los factores de comunicación y las expectativas que se tengan. ¿Pero ve en su generación algo que inspire a las mujeres a pesar de las alternativas que les da la vida? En efecto, las mujeres tenemos muchas más posibilidades que nunca. Pero hay lugares en los Estados Unidos y en otras partes del mundo donde casarse es un objetivo para millones de mujeres. Yo no me siento parte de eso, porque la comunidad con la que interacciono tiende a ser mucho más independiente. No obstante, a pesar de haber independencia, todo el mundo parece que necesita amor y afecto o, como efecto secundario, tener hijos… Es cierto, pero yo no veo el matrimonio de la misma forma que el mundo lo ha venido viendo. Hoy hay muchos tipos de familias, así como maneras de levantar una familia. No creo en eso de idealizar una caja perfecta para que una familia se mantenga, y esta película es un ejemplo perfecto de por qué el sueño de querer lograr una familia perfecta no es para todo el mundo. Cuando interpreta un papel como éste en el que tiene que estar gran parte del tiempo deprimida, ¿qué hace para sacarse esa negatividad y luego sentirse bien? La mayoría de las veces me parece difícil deshacerme de los personajes que interpreto. No lo hago a propósito, pero yo me pongo en el pellejo de un personaje y me lo llevo a casa.  Lo usual es que cuando alguien trabaja, sale en la tarde o en la noche para ir al gimnasio, ver una película o estar en familia y amigos. Pero al rodar una película uno trabaja de 12 a 16 horas diarias y uno simplemente no tiene vida más que la del personaje que interpreta y la historia que se está recreando.  Su papel de Lisbeth Salander es memorable en 'La chica del dragón tatuado'. ¿Sabe algo de qué sigue con la saga? La verdad no lo sé. Quisiera tener la respuesta también, porque me encantaría seguir interpretándola, pero hasta el momento no he oído nada. Tengo firma contractual que me obliga a interpretarla si dan luz verde para seguir, pero no parece una buena señal no haber escuchado nada. ¿Se siente cómoda con el hecho de ser una celebridad ahora? Definitivamente menos tímida con la prensa y con los admiradores en general. Cuanto más sigas haciendo algo, tu nivel de confianza va aumentando y el hecho de que uno vaya tomando experiencia en esta industria hace que tu voz se sienta más cómoda de ser oída. ¿El éxito le quita el sueño? No pienso mucho en eso. Tienen que pasar algunos años más antes de que yo sienta que he sido exitosa. No tomo mis decisiones basadas en pensar si lo que voy a hacer va a ser exitoso o no, sino basada en pensar qué tanto puedo aprender, si va a ser una experiencia enriquecedora en alguna forma. ¿Qué sigue a corto y mediano plazo? Acabamos de mostrar una película en Sundance que se llama ‘Ain’t Them Bodies Saints’; tengo la fortuna de haber trabajado con Spike Jonze en su próxima película, titulada Ella, y estoy terminando de rodar la siguiente película de Terrence Malick que no tiene título aún. ¿No tiene tiempo para el romance, por ejemplo? Sólo cuando me conviene (risas).