Tina Turner vuelve al altar a los 73 años

Después de 27 años de noviazgo con el alemán Erwin Bach, 16 años menor que ella, la reina del rock se casará en Suiza y vestida de blanco.
Tina Turner vuelve al altar a los 73 años

No se le ha visto el anillo de bodas, aún no circulan las tarjetas de invitación y no se conoce el vestido de la novia, pero el solo anuncio de este matrimonio causó sensación: Tina Turner, a los 73 años, se casa con su novio de 57, tras casi 30 años de noviazgo.

Pero más allá de los detalles del enlace, la noticia está en que por fin, 37 años después de la separación de su primer marido, Anna Mae Bullock (el nombre de pila de la cantante) le da una oportunidad al amor y vuelve al altar.

No le fue fácil a esta mujer –considerada la dueña de las piernas más sexys y la voz más poderosa del rock durante más de tres décadas– volver a dar el sí para formalizar una relación. Su primer matrimonio con el músico Ike Turner, con quien conoció la fama, no fue precisamente una dulce historia de amor.

Se conocieron en 1958 en Saint Louis, cuando ambos empezaban sus carreras musicales. Ella hacía turnos en un hospital con el anhelo de ser enfermera y a ratos cantaba en bares y clubes. Él ya tenía su banda, Kings of Rhythm, con la que produjo, la que los conocedores del género llaman, la primera grabación de rock and roll en 1951.

De inmediato Ike vinculó a Anna como corista de su grupo y el éxito no tardó en llegar con su primer sencillo 'A fool in love', que arrasó en Estados Unidos y Europa. Pronto sellaron su unión: ella pasó a llamarse Tina Turner, le cambiaron el nombre a la banda por Ike & Tina Turner y en 1962 se casaron en México.

Del matrimonio quedaron dos hijos, poco amor y un escandaloso divorcio. Solo después de que ella lo dejó, en 1976, Tina confesó que Ike abusó de ella psicológica y físicamente. En su biografía, I Tina, contó que le pegaba y la violaba, lo acusó de drogarse y de haberla estafado. Lo cierto es que un año después Ike se quedó con todos los ingresos que habían ganado durante el matrimonio, y Tina con el apellido y una carrera de solista por delante.

Nunca se volvieron a ver. Tina siguió con su carrera, estuvo en los primeros lugares de los listados, obtuvo cuatro Grammys, premios MTV, un galardón como mejor actriz y un éxito arrollador con su película biográfica 'What’s love got to do with it'.

Ike tardó un poco más en volver a brillar. Se hundió en el alcohol y las drogas, fue arrestado varias veces por posesión de estupefacientes y pasó 17 meses en la cárcel. Finalmente reapareció en 2001 cuando su álbum 'Here and Now' obtuvo un Grammy al mejor álbum tradicional de blues. Murió hace cuatro años, poco antes de que Tina reapareciera en la gala de los Grammy, en febrero de 2008, cantando a dúo con Beyoncé y en la que recibió su octavo premio. A los pocos meses inició su última gira que la llevó por Estados Unidos y Europa.

Ahora se vuelve a saber de Tina por la boda, que se realizará en su casa junto al lago Zurich en Suiza, donde fijó su residencia hace ya 20 años. De hecho, en enero pasado renunció a su ciudadanía estadounidense y recibió la suiza. Del novio, Erwin Bach, se sabe que es un productor musical de origen alemán y que, al fin, logró conquistar el corazón de la reina del rock.