Katie Holmes no quiere que su hija sea una niña mimada

La ex esposa de Tom Cruise adquirió una vivienda de 500.000 dólares en Michigan para pasar las vacaciones con la pequeña Suri.   
Katie Holmes no quiere que su hija sea una niña mimada

Holmes compró una casa cerca del lago Michigan para alejar a Suri de la presión mediática a la que se ve sometida diariamente. "Katie quiere que Suri descubra cómo es la vida en el Medio Oeste americano y que conozca los valores más tradicionales de Estados Unidos. Espera llevarla allí cada verano, ya que la familia de Katie quiere que la pequeña esté rodeada de sus primos y de sus tíos. No quieren que crezca como una niña mimada", aseguró una fuente a la revista National Enquirer.

 El hecho de pasar el verano en diferentes hogares no es algo que le resulte extraño a la pequeña, quien recientemente estuvo con su padre, Tom Cruise, en la lujosa mansión ´The Greenbrier´ que el actor posee en el condado de West Virginia (Estados Unidos). Desde que el popular actor se separó de Katie en junio del año pasado, tras seis años de matrimonio, Suri ha vivido con su madre en Nueva York, ciudad a la que Tom acude frecuentemente para visitar a su hija. Cruise, que también tiene dos hijos de su anterior matrimonio con Nicole Kidman, Isabella de 20 años y Connor de 18, no duda en utilizar habitualmente su jet para ver a su hija o para que la pequeña pueda visitarlo cada vez que desee, para lo que únicamente debe acercarse hasta el helipuerto que el actor posee en Manhattan.