Lindsay Lohan retoma sus destructivos hábitos

La polémica actriz estuvo hasta altas horas de la madrugada en la habitación de hotel de su ex pareja, Max George, vocalista del grupo británico The Wanted.
Lindsay Lohan retoma sus destructivos hábitos

Lohan parece haber vuelto a las costumbres nocturnas que la llevaron hace apenas unos meses a ingresar en un centro de rehabilitación. 

 

Una semana después de abandonar la clínica de desintoxicación, Lindsay ha generado nuevas dudas sobre su recuperación al dejarse ver de fiesta en la habitación que ocupaba el cantante en el hotel Mondrian West Hollywood de Los Ángeles. La pelirroja fue expulsada a las 7 de la mañana a raíz de las quejas de los demás huéspedes.

 

"Estuvieron de fiesta en la habitación del hotel durante toda la noche y la música estaba tan alta que los huéspedes se empezaron a quejar. Lindsay estaba disfrutando de la velada con Max George. Tantas fueron las quejas de las demás habitaciones, que los empleados del hotel tuvieron que poner fin a la fiesta y echar a Lindsay del hotel a las 7 de la mañana. La gente que pudo ver a Lindsay salir del hotel dijo que tenía un aspecto espantoso, como si le hubiera pasado un camión por encima", dijo un testigo al periódico New York Post.

 

Sin embargo, el portavoz de la intérprete se ha desmentido estas acusaciones, alegando que Lindsay se limitó a visitar a su amigo Max y que en todo momento se mantuvo sobria.

 

"Es cierto que Lindsay visitó a su gran amigo Max George, pero las demás historias sobre su visita son completamente falsas", aseguró el representante de la popular actriz.