El sueño de un rockero

Una multitud histérica y bulliciosa. Miles de personas maquilladas gritan, saltan y cantan. En medio de la histeria un hombre observa absorto hacia el escenario en donde la legendaria banda de rock Kiss se está presentando.
El sueño de un rockero

Ese es uno de los pocos momentos en los que es posible encontrar a Fernando de Narváez quieto y callado. De resto, su vida transcurre en medio de gritos infantiles y notas estridentes que provienen de la colección de discos de Kiss que ha recopilado a través de sus 30 años como fan de la banda estadounidense.

Todo comenzó cuando tenía 14 años y un amigo le pasó el disco Kiss Alive II. Después de eso, Fernando no sería el mismo. Se convirtió en uno de los fanáticos más fieles de Kiss y su vida entera terminó girando en torno a la banda de rock. Tanto que se convirtió, quizás, en el mayor fanático de Kiss en Colombia.

El grupo estadounidense está presente en todas partes, en sus aficiones, en la forma como se gana la vida y hasta en el nombre de sus dos pequeños hijos, Nicolás y Sofía, escogidos en honor a los descendientes de Gene Simmons, Nick y Sofía.

Y es que Simmons, cantante y cabeza de la banda, es el arquetipo de Fernando, no sólo como artista sino como empresario y padre de familia. Fernando descubrió después de mirar el reality del rockero, Gene Simmons Family Rules, que era más parecido a su ídolo de lo que se imaginaba. Los dos son adictos al trabajo, consideran que las vacaciones son para perdedores y no pueden salir de la casa sin encontrar una oportunidad de negocio a la vuelta de la esquina.

Fernando cuenta su historia y mientras tanto muestra algunos de los 300 objetos que ha recopilado de la banda. Habla casi sin respirar mientras pasa las páginas de un tarjetero en donde guarda la mayoría de las entradas de los 35 conciertos a los que ha asistido. Relata anécdotas y recuerdos que tiene de la persecución casi maniática que le ha hecho a la banda.

De pronto hace una pausa cuando encuentra una de estas manchada de “sangre” de Gene y cuenta una de sus anécdotas favoritas. En un concierto, en algún pueblo agrícola de Estados Unidos, su esposa Adriana recibió un pase que le daba entrada libre a los camerinos. Fernando observaba solo desde otro lugar del recinto sin enterarse. Durante el show, miles de mujeres seguían las órdenes de Gene cuando éste les pedía que le enseñaran sus atributos femeninos. Pero Adriana continuaba con sus prendas en su lugar. De pronto, Simmons bajó del escenario, se acercó a la tímida Adriana, la abrazó y le bajó sin pudor la camisa para morderla y mancharla con la sangre artificial que usa para su show. Fernando relata ensimismado la anécdota y remata con tono de frustración: ¡Y yo no vi!

Su primer concierto fue el MTV Unplugged de Miami, un concierto considerado histórico por los críticos. Paul Stanley y Gene Simmons, los cerebros de Kiss, invitaron a Peter Criss y Ace Frehley, miembros originales de la banda, a tocar juntos de nuevo por primera vez desde 1980. Esa fue la antesala para el Reunion Tour, que Fernando siguió en auto por varias ciudades de Estados Unidos.

Pero tal vez la más grande demostración de reverencia de Fernando es la banda que formó con otros fanáticos para rendirle tributo a Kiss. Ataviados con disfraces idénticos a los originales, usando guitarras y bajos que pertenecieron a Simmons y Stanley, y con un maquillaje calcado a la perfección, formaron Kisz, una banda que no tiene otro propósito que idolatrar a su adorado grupo.

Aunque Fernando comenzó personificando a Peter Criss, el baterista, estaba destinado a representar a su ídolo. Cuando Iván Nieto, quien representaba a Simmons, abandonó el grupo, Fernando se puso las plataformas de Gene. Quienes lo han visto no pueden negar el increíble parecido. Y es que incluso la legendaria lengua de Simmons se asemeja a la de Fernando. Cada vez que se transforma en su héroe, las mujeres caen rendidas a sus pies. “Ser mujer en el mundo de Kiss abre cualquier puerta”. Son la mayor debilidad de Gene y eso garantiza un trato preferencial. Por eso no dudó cuando “usó” a su mujer para entrar al backstage después del episodio de la mancha.

El próximo 11 de abril Kiss se presentará por primera vez en Colombia y esta vez no será necesario que Adriana le abra puertas. Esta vez Kisz fue su boleto de entrada para hablar, escuchar y tocar a sus ídolos una vez más. Esta vez en su patria, todo un sueño hecho realidad.

Temas relacionados