Juan Manuel Santos según su firma

La rúbrica sencilla denota una personalidad positiva, madura, equilibrada.

 

Los rasgos ascendentes muestran a una persona emprendedora, ambiciosa, que no es esclava del trabajo y que sabe utilizar con éxito la colaboración externa para ahorrar camino.

 

Según los ocho ángulos de la firma, prima la normal ambición del ser humano. Las siete curvaturas suaves y redondeadas indican naturaleza introvertida, con trato social suave y dulce y un tanto egocéntrico en la privacidad. Siente necesidad de afirmar y expandir su personalidad, sentirse seguro de sí mismo. Tiene espíritu de iniciativa, gran capacidad de perseverancia en sus objetivos y suficiente intuición para sortear obstáculos.

 

Firma con la psicología de quien tiene un gran deseo de dominio sobre el exterior, algo que lo hace líder nato en su comunidad. Posee un amplio manejo sobre sus dependientes para satisfacer y asegurar su ideal personal.

 

aae084373c069acc6669f013d1fb5465

 

Los grafos corresponden a una personalidad en ascenso de aquel que en un principio no tuvo la suficiente credibilidad en sí mismo sobre el destino que podría alcanzar, y cuya desconfianza interior lo obligó a nadar en aguas conscientemente inesperadas. En consecuencia, forjó una voluntad férrea para salir adelante echando mano de los medios y personas que lo rodeaban, para unirlos sinérgicamente como puntos de apoyo. Es la firma de quien no necesita tener todo el talento sino la capacidad de valerse de otros talentos.

 

La motricidad manual con relación al cerebro deja ver que tiene intuición y sueños por realizar. La flexibilidad curvada en algunas de las líneas muestra la habilidad necesaria para adaptarse.

 

Esa firma corresponde a personas con universalidad pacífica, de aquellos que antes de obrar, sopesan los efectos que sus decisiones tendrán sobre su familia, sobre él mismo y sobre sus semejantes, y da la seguridad suficiente de la persona que quiere lo mejor para los demás.

 

El tamaño y la amplitud de los rasgos dan a entender que estamos frente a un ser generoso y profundo en sus sentimientos, fiel a sus convicciones y amplio en las relaciones personales con una gran capacidad de comprensión del corazón humano y un valor indiscutible para buscar la solución a las cosas domésticas.

 

Y es así como vemos que esa firma corresponde a una persona con una vida íntima normal, sin altibajos, en la que prevalece la razón sobre el instinto.

 

El tamaño y la amplitud de los rasgos dan a entender que estamos frente a un ser generoso y profundo en sus sentimientos, fiel a sus convicciones.

 

El presidente según sus rasgos físicos:

 

- Rostro yang de tierra

Aprovecha su capacidad para condicionar a los demás como un líder que se hace respetar. Debilidad: no confía plenamente en un buen número de sus servidores.

 

- Cejas en forma de daga

Características de una persona constante y un tanto necia.

 

- Ojos de serpiente

Demuestran cautela, con mirada de serpiente, con buen enfoque a pesar del cual prima un universo periférico, que mira más lo general que el detalle, lo cual le sirve para decidir oportunamente.

 

- Orejas de agua, borde doblado

Denotan talento para la administración y la economía. Su gran tamaño habla de su gran fuerza para gobernar. El lóbulo semipegado es símbolo de lealtad con sus propios principios.

 

- Nariz en forma de ajo

Habla del que, aun siendo desconfiado, cree en la otra cara de la moneda. Además, muestra que es diestro en la negociación.

 

- Boca de carnero

Es la del introvertido, que lo asegura para hablar lo necesario y conveniente y que indica cautela y optimismo naturales, con excelentes dotes para la estrategia táctica y logística.

 

- Líneas de poder (falings) y mentón

Dan a entender un profundo sentido de conducción del pueblo y una permanente retroalimentación con éste.

 

 

Foto: Getty. 

 

últimas noticias

¿Cómo revivir la pasión con tu pareja?

Las ventajas de la masturbación femenina

Los suplementos de la mujer