La esposa del Primer Ministro de Japón es dinamita

A la esposa del nuevo Primer Ministro de Japón le encantan los temas esotéricos y dice que ha viajado a Venus en un ovni. Sus detractores se refieren a ella como una Primera Dama extravagante.
La esposa del Primer Ministro de Japón es dinamita

Su pasión por los temas del buen vivir la han convertido en ua especie de “Martha Stewart japonesa”. Con frecuencia aparece en programas femeninos para dar consejos sobre culinaria, decoración y moda, e incluso para narrar sus vivencias espirituales y paranormales. Sobre una de estas experiencias, Miyuki recuerda en su libro Cosas muy extrañas con las que me he encontrado: “Hace 20 años, mientras mi cuerpo estaba dormido, creo que mi alma viajó a Venus en un ovni de forma triangular. Era un lugar muy bonito, muy verde”.

Lejos de sorprenderse con las extravagancias de su mujer, el nuevo primer ministro del Japón, Yukio Hatoyama, es su más ferviente seguidor; promueve sus libros de cocina espiritual en su web oficial y no desaprovecha oportunidad para proclamar su amor conyugal a los cuatro vientos: “Es mi sol. Me siento aliviado cuando vuelvo a casa. Ella recarga mis baterías”.

Por su parte, la primera dama premia esta admiración con una entrega total a los asuntos de su esposo, con quien contrajo matrimonio en segundas nupcias hace 34 años. Es su asesora de imagen y masajista, coordina todo el vestuario que usa en eventos públicos y hasta lo peina todas las mañanas. También es una defensora acérrima frente a sus detractores, que, curiosamente, se refieren a él como “el alien” por sus ojos saltones. Según Miyuki, este apodo se debe a la nueva forma de gobernar de su marido, quien, al no moverse por intereses personales, es visto como un extraterrestre por los políticos de vieja guardia.

Pero el poder no es algo novedoso para Yukio. Su familia, comparada con la dinastía de los Kennedy en Estados Unidos, cuenta con una larga tradición política que se ha extendido por varias generaciones. Por eso Miyuki no descarta que su hijo Kiichiro, un ingeniero de 33 años, se dedique en un futuro a la vida pública.

La señora Hatoyama reconoce que fue su suegra Yasuko, hija del fundador de Bridgestone, la encargada de instruirla sobre el vestuario y las reglas de protocolo que deben seguir las esposas de políticos. “Pude hacerme un lugar en este mundo gracias a sus lúcidos consejos. Antes tenía más bien el estilo ‘jeans’ ”, explicó al semanario Mainichi.

En su hogar, Miyuki procura llevar una vida tranquila y no hablar de política. Se dedica a cultivar vegetales, escribir libros de cocina macrobiótica, elaborar objetos de cristal, esculpir piezas de cerámica y confeccionar prendas de vestir con material reciclado. Una de sus creaciones más famosas es una falda hecha con sacos de café de Hawai que exhibió recientemente en un show de televisión. A su esposo lo define como un hombre común y corriente en la vida diaria que después de la cena se empeña en lavar los platos.

La timidez del primer ministro contrasta con el carisma de su esposa, quien se siente como pez en el agua frente a las cámaras. No en vano estudió arte dramático en la década de los sesenta y fue una destacada actriz de Takarazuka, una exitosa compañía femenina de teatro musical. A pesar de haber abandonado los escenarios, Miyuki sueña con trabajar en una película de Hollywood junto al actor Tom Cruise, a quien asegura haber conocido en una vida pasada cuando él era japonés. “Creo que cuando me conozca va a entender si yo le digo ‘¡Cuánto tiempo sin verte!’ ”, afirmó recientemente en una entrevista.

Desde ya, los medios japoneses se preparan para registrar los nuevos viajes cósmicos y las polémicas declaraciones de esta mujer, que promete acabar con la imagen típica de una primera dama sobria y reservada.