La pequeña genio

Digita entre 80 y 112 palabras por minuto, lee tres libros al día y antes de acostarse ve el resumen de las noticias más importantes del planeta. Nunca ha estado sentada detrás de un pupitre. Las pocas veces que ha entrado en un salón de clase es ella la que dicta la lección.
La pequeña genio

Muchos consideran esto impresionante y en ocasiones absurdo, pero para Adora es una de las tantas actividades que realiza al día desde que tenía siete años. Fue precisamente a esa edad que descubrió que su verdadera pasión era la literatura. Las historias de ciencia ficción y de fantasía que conforman su biblioteca, la inspiraron para escribir Flying y Dancing fingers, libros de música y poesía, respectivamente, que en 2005 le valieron una comparación con la inglesa J. K Rowling, autora de la saga de Harry Potter.

Pero más allá del reconocimiento, Adora escribe porque está convencida de que si un niño lee sus historias, aprenderá a amar la lectura tanto como ella: "Escribir y leer son mi vida, y me entristece mucho que la televisión y los videojuegos estén reemplazando los libros". Por eso en el 2007 creó su propio blog donde aparte de escribir ensayos, poemas e historias, chatea con otros niños a quienes ayuda con sus tareas. Son tantas las visitas que recibe a diario, que varios colegios decidieron contratarla como profesora.

Ella aceptó la invitación casi sin pedirle permiso a su mamá. Debido a su innegable talento, Adora es una niña bastante independiente. Aunque le encanta patinar, cocinar y jugar a las escondidas, siempre está pendiente de su trabajo, el cual es bastante pesado para una niña de su edad. En ocasiones le dan las 12 de la noche preparando las lecciones para el día siguiente. Sin embargo, Adora asegura que es una niña feliz. "Es bastante divertido para mí, me encanta la vida que tengo por más ocupada que sea".

Su familia no duda en apoyarla. El sótano de su pequeña casa en Washington fue transformado en un estudio de grabación desde donde Adora transmite sus conferencias, ya que debido a la cantidad de demanda que tiene no sólo en Estados Unidos sino en países de Europa, China, Hong Kong y Vietnam, hacer videos resultó ser la solución más práctica y beneficiosa para todos. Por una lección de 50 minutos gana 300 dólares, dinero que ahorra sagradamente para la publicación de su próximo libro, Amruin, fábula inspirada en las Crónicas de Narnia.

Ya ha realizado más de 200 conferencias, por lo que el dinero no es problema, sobre todo desde el año pasado cuando incluyó en su agenda visitas y conferencias a educadores y hombres de negocios en empresas como Microsoft y Sun Microsystems, que le reportaron 10.000 dólares por cada charla. El logro, sin duda, la destaca entre los niños de su edad, tanto que el productor Mark Dolan la incluyó en el documental Los niños más inteligentes del mundo y yo, donde asegura que Adora hace parte de la élite de niños genio en el mundo.

Claro que en ocasiones su sonrisa e inocencia se pierden en medio de sus palabras. Su seguridad la ha llevado a ser confundida con una mujer de 50 años. Sus papás la molestan diciéndole que tiene cuerpo de niña pero cerebro de adulta, descripción que no está bastante alejada de la realidad si se tiene en cuenta que entre sus temas de interés se encuentran el calentamiento global, la economía mundial, los problemas de cólera en África y la desigualdad en educación y alimentación que se vive en Estados Unidos.

Seria o inocente, lo que sí es cierto es que Adora es una de las pocas niñas que a sus 11 años sabe exactamente lo que quiere. Así que mientras trabaja para cumplir el sueño de ganar el premio Nobel de Literatura, seguirá impresionando al mundo con su inteligencia y por su niñez tan adulta.

 

Temas relacionados