Levi Johnston, el controvertido ex yerno de Sarah Palin

Este joven de 19 años está dispuesto a brillar con luz propia. Su aparición en la revista Playgirl es sólo una muestra de lo que está dispuesto a hacer por la fama.
Levi Johnston, el controvertido ex yerno de Sarah Palin

El pequeño tatuaje en el dedo anular de su mano derecha, que deletrea en cursiva el nombre de Bristol, hace parte de la lista de cosas que Levi Johnston quiere borrar de su pasado. Al fin y al cabo es un recordatorio de los dos años y medio en que dejó de ser la estrella juvenil de hockey de Alaska para convertirse en la mascota mediática de su ex suegra, la controvertida gobernadora de Alaska, Sarah Palin.

Los diarios amarillistas no demoraron en hacer fiesta con la noticia de que este humilde electricista y ex deportista de Alaska había embarazado a la hija de la candidata republicana a la vicepresidencia de los Estados Unidos en plena época de elecciones. Publicaron que no solo le había sido infiel a Bristol sino que abusaba de las drogas y los esteroides.

Johnston, sin embargo, supo utilizar a su favor la atención de los medios. De hecho, la usó para lanzar su carrera como actor y modelo. Fotografías en compañía de su hijo Tripp Easton Mitchell en la revista GQ, lo mostraron como un padre adorable y atractivo. Luego, en los programas de Larry King y Tyra Banks, ratificó su deseo por someterse a cualquier cosa con tal de triunfar, incluso a sacar los trapos sucios de su ex suegra en plena televisión nacional. “Sarah Palin es una mujer de doble moral: cuando le contamos que Bristol y yo íbamos a ser papás quiso adoptar a nuestro bebé para que nadie se enterara de que su hija adolescente estaba embarazada, sólo me utilizó para vender la imagen de mujer de mente abierta, tolerante y sin prejuicios”.

Ahora es él el que ha usado su pasado con Palin. Porque si de revelaciones escandalosas se trata, su participación en la portada de la revista Playgirl ha dado mucho de qué hablar. Las mujeres la comentan pero son los hombres quienes se pelean por tenerla. “Me han dicho que soy el nuevo ícono de los gays, y de ser así lo tomo como un cumplido”, le confesó a la revista Life & Style.

A la que no le gustó para nada fue a Sarah Palin, quien calificó las fotos de pornográficas y antiestéticas. Claro que, para no haberle gustado ni un poquito, les hizo un muy detallado seguimiento, al punto de llamar a la revista a preguntar cuánto había recibido su ex yerno por las fotos. “Mi ex novia y mi ex suegra acaban de demandarme asegurando que ahora que soy famoso puedo pagar más por la manutención de Tripp, que asciende a 1.688 dólares mensuales. La pagaría con gusto si la tuviera, pero la realidad es que no la tengo”. Aunque ha sido entrevistado en CNN, Entertainment Tonight, The Insider, en la revista Star y el National Enquirer, su carrera hasta ahora está empezando. Todos los días ruega para que le llegue el papel que lo catapulte al estrellato. Por ahora se sabe que gracias a la portada en Playgirl los productores de la exitosa serie de televisión Desperate housewives lo contactaron para que participe en varios capítulos como el amante de una de las protagonistas.

Es verdad que no le dará el Oscar, con el que sueña desde niño, pero ayudará para que se inviertan los papeles y sea él quien figure en la prensa sin tener detrás la sombra de su ex suegra. Todo depende si, a diferencia de ella, sabe aprovechar estos 15 minutos de fama.