Riley Keough, la nieta de Elvis Presley

Modelo, actriz y pianista aficionada. Así es la heredera de ‘El Rey’, quien a los 21 años ha logrado abrirse su propio camino más allá de su apellido.
Riley Keough, la nieta de Elvis Presley

Hay algo en su cara que recuerda la figura del mítico Elvis Presley. Y ella lo sabe. “No necesito el apellido –declaró, riendo, en una entrevista que concedió el año pasado para un diario español–: lo llevo escrito en el rostro”. Pero más allá del parentesco que la une con una de las figuras más importantes en la historia de la música, lo cierto es que a sus 21 años Riley Keough no ha necesitado el Presley para abrirse un camino propio. Además de llevar varios años trabajando como modelo para Dior y Dolce & Gabbana, la nieta del rey del rock and roll ha comenzado a incursionar en el cine gracias a su participación en la película The Runaways, junto a Dakota Fanning y Kristen Stewart.

Y es que esta rubia de penetrantes ojos verdes parece destinada a ser una celebridad. Su carrera en el modelaje comenzó a los 12 años, cuando protagonizó una campaña para Tommy Hilfiger; dos años más tarde, a los 14, desfiló para Dolce & Gabbana en Milán pese a que su madre, Lisa Marie Presley (la hija de Elvis que se casó con Michael Jackson en 1994 y se separó dos años después), no estuvo del todo de acuerdo. Ese mismo año apareció en la portada de la revista Vogue junto a su madre y su abuela, desfiló para Christian Dior en París y fue carátula la revista Elle, en Francia.

Desde entonces su carrera no se ha detenido: Keough ha desfilado en la popular pasarela anual de Victoria’s Secret; es modelo exclusiva de la prestigiosa agencia Elite Models, y ha sido invitada, entre otros, al show de la presentadora estadounidense Oprah Winfrey. Por si fuera poco, ya confirmó su participación en la nueva versión cinematográfica de Mad Max, el clásico que protagonizó Mel Gibson en los ochenta.

Pese a su vertiginoso ascenso, Keough se describe como una niña buena que, aparte de uno que otro momento de rebeldía, ha sido siempre obediente. Algo que se debe a la estricta educación impartida por su madre Lisa Marie –quien se casó con Danny Keough, padre de Riley, en 1988–, responsable de inducir a la joven a la Cienciología, la filosofía religiosa que practican John Travolta y Tom Cruise.

Lo cierto es que Riley no parece dejarse deslumbrar por la fama. Aunque en el fondo su apellido pesa, sabe que lo que ha conseguido ha sido por cuenta propia. Y sabe, también, que no se dedicará al modelaje durante toda su vida. Por el momento, se divierte tocando el piano en sus ratos libres, un talento que le viene en los genes. Sin embargo, cuando le preguntan si es consciente de la notoriedad que tuvo Elvis, le resta importancia al asunto y asegura que ella siente por él lo mismo que cualquier nieta sentiría por su abuelo. Pero aclara, eso sí, que su música le encanta. Como a todos.

Temas relacionados