Robert Burck, haciendo política en calzoncillos

Con la postulación para la Alcaldía de Nueva York del artista callejero más conocido de la ciudad, las elecciones de este año prometen ser las más reveladoras y transparentes de los últimos tiempos. Un candidato decidido a cambiarle el look a la política.
Robert Burck, haciendo política en calzoncillos

Más popular que la Estatua de la Libertad. Así es como el Departamento de Turismo de Nueva York se refiere a Robert Burck, de 38 años, quien desde 1998 atrae a cientos de transeúntes con un particular atuendo que refuerza la frase de que menos es más. Pararse a cantar vistiendo solamente unos diminutos calzoncillos blancos, botas de cuero y sombrero vaquero sin importar la hora o el clima, lo ha convertido en el artista callejero más popular de Times Square.

No falta quien lo considera un exhibicionista desocupado. Sin embargo, este hombre nacido en Ohio está convencido de que el llevar 11 años posando para fotografías y cantando sus propias composiciones en uno de los lugares más visitados y congestionados del mundo, no sólo ha sido la forma más divertida de conocer gente y hacer amigos, sino la manera más fácil y directa de conocer las necesidades de los neoyorquinos. Lo que en sus palabras significa que nadie mejor que él para reemplazar a Michael Bloomberg, actual alcalde de Nueva York, en las elecciones que se llevarán a cabo en el mes de noviembre.

“Todos los días llegan personas a contarme sus problemas, como que han perdido sus ahorros de toda la vida, o que sus pequeños negocios apenas se sostienen, y los pequeños negocios son la clave para mantener a nuestra ciudad en pie”, aseguró públicamente el pasado miércoles durante el discurso del lanzamiento oficial de su campaña. Es tal su compromiso que el bronceado perfecto y abdominales de acero que lo caracterizan no le quitaron el protagonismo a sus palabras.

Si de convocar gente se trata, este vaquero es un experto. Así lo comprobó en 1997 cuando siguiendo el consejo de un amigo fotógrafo, se paró en una de las playas más famosas de Los Ángeles, California, a cantar sin ropa. Hombres y mujeres hacían fila para tomarse fotos con él. Dos horas después ya había ganado 100 dólares. Desde ese día, este tipo de presentación se convirtió en un estilo de vida, con el que recorrió varias ciudades de Estados Unidos hasta llegar a su escenario preferido: Nueva York, donde su nombre artístico, ‘El vaquero desnudo’, ya es una marca registrada.

Camisetas, sombreros, afiches, guitarras e incluso malteadas para adelgazar hacen parte del catálogo de productos que vende en su página web. “En menos de dos años pasé de cero a héroe, porque soy un experto cuando se trata de hacer más con menos”. Tan seguro está de su aceptación entre el público que con esta frase como eslogan de su campaña, planea derrotar al multimillonario Bloomberg, quien ocupa el cargo desde 2001. Según Burck, el actual alcalde, quien el año pasado fue nombrado como el ciudadano más rico de Nueva York por la revista Forbes, es un hombre que en lugar de utilizar adecuadamente los millones que tiene, los desperdicia en publicidad. “Yo les prometo un mandato transparente, no me verán comprándome un traje nuevo porque estoy en campaña, no con el dinero de la ciudad”.

Y es que él sí sabe perfectamente en qué invertir la plata. Al menos así lo aseguró en su discurso, en el que prometió dar préstamos de 10.000 dólares sin intereses a 1.000 empresas pequeñas y así ayudar a los negocios ambulantes que son característicos de la ciudad. También busca fomentar medidas de ahorro de energía y ubicar botones electrónicos para llamar a los taxis en las esquinas de las calles. Pero tal vez la propuesta que más sorprendió y que extrañamente obtuvo más aplausos de sus seguidores fue la de construir una capilla en Times Square para que parejas gay y heterosexuales puedan casarse. “Sería un negocio millonario que rivalizaría con Las Vegas”. Burck sabe de lo que habla. En 2007 añadió a su repertorio el servicio de casar parejas y entretener bodas en pleno Times Square por 455 dólares.

El columnista y analista político James E. Causey no lo descarta: “En la política todo es posible”, ha escrito. Y si a eso se le suma que marcas como Pepsi, Nike y MTV lo han contratado para que sea su imagen, no sería imposible que en estos tiempos impredecibles, Burck ganara las elecciones. Por el momento, tiene un buen discurso a su favor:“El pueblo de Nueva York votará por mí porque sabe que no tengo nada oculto baja la manga”.

Temas relacionados