Yoko Ono, la viuda más odiada del mundo

Mientras se celebra el aniversario 40 de su matrimonio con John Lennon, Yoko Ono sigue siendo blanco de críticas. Sin embargo, esta japonesa se ha valido del arte para ignorar a quienes la acusan de la separación de los Beatles.
Yoko Ono, la viuda más odiada del mundo

Organizar conciertos en los que el público tenía que imaginar por sí mismo la música que oía, o golpearse la cabeza contra el escenario al ritmo de sonidos musicales, hacen parte del repertorio con el que varios críticos de arte nombraron a Yoko Ono como una de las más importantes exponentes del arte conceptual.

Para algunos de los más fieles seguidores de los Beatles, este reconocimiento es el peor de los insultos, ya que según ellos se trata de una oportunista sin vergüenza, quien después de dos matrimonios fallidos, se casó con John Lennon por la plata. La prueba está en que antes de morir acumuló una fortuna de 365 millones de dólares.

A ella, en cambio, estas acusaciones la tienen sin cuidado, tanto así que en el 2005 el álbum de remezclas de su más famosas canciones –Walking on thin ice y Never say goodbye, compuestas tras la muerte de su esposo–, lo tituló Sí, soy una bruja, burlándose del apodo que le habían puesto los seguidores de la Beatlemanía.

Porque quiéranlo o no, esta hija de banqueros pertenecientes a la aristocracia japonesa ha sabido ganarse un lugar en el mundo del arte. Cineasta, cantante, compositora y artista, este año recibirá el León de Oro por su carrera en la edición 53 de la Bienal de Arte de Venecia, que empieza el próximo 7 de junio. “Su trabajo ha abierto nuevas posibilidades de expresión poética, conceptual y social para los artistas de todo el mundo”, aseguró Daniel Birbaum, director de este evento.

Para ella lo importante es resaltar la condición de la mujer, por lo que la invitación a participar en la exposición “Creadoras del siglo XX”, que resaltó el trabajo de 35 mujeres artistas el año pasado en Santa Cruz de Tenerife, fue un sueño hecho realidad. Allí presentó su obra “Llaves para abrir el cielo” con la que confirmó su fuerte posición frente a temas como la libertad de pensamiento, la lucha contra el racismo, la homofobia, el sexismo y la paz.

Fue precisamente por la paz que el 20 de marzo de 1969 se instaló junto a su esposo en el Hilton de Amsterdam en Holanda, para pasar una luna de miel bastante memorable. Durante siete días la habitación 702 se convirtió en el escenario de una protesta pacífica, a la que la pareja denominó “En la cama por la paz”, con la que pedían el cese de la guerra de Vietnam. De nueve de la mañana a nueve de la noche, cientos de fotógrafos y periodistas registraron paso a paso esta campaña. El material está exhibido en el Museo de John Lennon de Japón con motivo del aniversario número 40 de su matrimonio con el el ex beatle.

A pesar del descontento que esta fecha produce en muchos fanáticos, para la artista resultó ser el gancho perfecto para convocar amigos y seguidores a participar en la Marcha Mundial por la Paz que se realizará el próximo 2 de octubre en más de 90 países. “Es necesario trabajar desde ya por la no violencia y la abolición de las guerras en todos los países”, ha dicho.

Mientras ese día llega, esta mujer de 76 años seguirá haciendo arte al tiempo que mantiene intacta la memoria de su esposo y protege su patrimonio que gracias a su buen manejo se ha duplicado a 745 millones de dólares. Nadie para hacerlo mejor que la viuda más odiada y más famosa del mundo.

Temas relacionados