El mal de los realities

Estas parejas estaban tan convencidas de tener la relación perfecta que aceptaron convertirlas en realities de tv. Pero después del paso por las cámaras su amor terminó.
El mal de los realities

1.Kate y John Gosselin. Ocho fueron suficientes.

Después de 10 años de matrimonio, el 8 dejó de ser el número de la suerte para esta pareja que en abril de 2007 se robó la atención de los televidentes de Discovery Health con su historia John y Kate + 8. Juegos, peleas, turnos para preparar las comidas y pequeños castigos por no recoger los juguetes, convirtieron a los Gosselin en la familia modelo y a John y Kate en la pareja perfecta. Pero después de cinco temporadas al aire, la rutina familiar perdió su magia cuando los paparazis que los seguían vieron a John con otra mujer. Así, este mes la pareja firmó los papeles de divorcio, aunque aseguraron que seguirían siendo amigos por el bien de sus ocho hijos, quienes por su corta edad no han entendido que el juego de aparecer en televisión llegó a su fin.

2. Holly Madison y Hugh Hefner. El compromiso que nunca llegó

Después de dos matrimonios fallidos, el creador del imperio Playboy decidió decirle no más al compromiso y dedicarse a vivir con sus espectaculares conejitas. Sin embargo Holly Madison, de 30 años, quien durante los últimos siete fue su novia principal, trató de cambiarle esta actitud de soltero empedernido. De las tres protagonistas de Girls of the Playboy Mansion, serie que se estrenó en agosto de 2006, Holly era la favorita de los televidentes, pero no aguantó más y después de cuatro temporadas empacó sus maletas tras darse cuenta de que el anillo de compromiso que estaba esperando no llegaría. Al parecer ni la presión de los fans fue suficiente para convencer al magnate de que en medio de tanta jovencita es mejor asegurar una compañera para el resto de sus días.

3. Whitney Houston y Bobby Brown.Un acto fallido.

I will always love you, canción con la que alcanzó la fama en 1992, estuvo lejos de ser la banda sonora del reality que protagonizó Whitney Houston junto con su marido Bobby Brown en junio de 2005. Lo que prometía ser el éxito de la temporada terminó cuatro meses después cuando Being Bobby Brown mostró la disfuncionalidad de la pareja. Drogas y problemas con la policía reemplazaron las actividades familiares y los conciertos y convirtieron a la cantante en objeto de burla de los periodistas, que aseguraban que la diva del R&B ya no podía cantar. Whitney no sólo no reanudó contrato con la productora para una segunda temporada, sino que se aseguró de terminar su matrimonio con el fin de salvar su carrera.

4. Jessica Simpson y Nick Lachey. No sólo de amor vive el hombre.

Cuarenta y un episodios fueron suficientes para que esta pareja se diera cuenta de que tenían más éxito cantando juntos en el escenario que conviviendo como marido y mujer. Aunque en agosto de 2003 Newlyweds se convirtió en el programa de mayor audiencia de MTV, pues los fans amaban la inocencia de la rubia y destacaban la paciencia del ex vocalista del grupo 98 Degrees, la pareja descubrió ante las cámaras que el encanto se había perdido. En algo ayudaron las burlas que se llevó Jessica por sus comentarios estúpidos que le dieron el título de “la rubia bruta” en varios tabloides. Esto, al parecer, terminó por desencantar a Nick, quien al mes del divorcio se le vio con la modelo Vanessa Minnillo.

5. Linda Bollea y Hulk Hogan. No aguantaron.

El ex campeón mundial de lucha libre no tuvo la fuerza necesaria para salvar su matrimonio de 24 años con Linda Boella. En Hogan Knows Best, que se estrenó en julio de 2005 por el canal VH1, el gran Hulk demostró que aparte de ser un hombre rudo era un padre consentidor y una esposo dedicado. Sin embargo, después de dos años al aire, esta combinación se tornó aburrida para su esposa, quien tras asegurar estar cansada de las cámaras, decidió dejarlo e irse con un compañero de escuela de su hija de tan solo 19 años. Con esta noticia Hogan no tuvo más remedio que firmar los papeles de divorcio y de paso cancelar el contrato con el canal que planeaba un par de temporadas más.

6. Carmen Electra y Dave Navarro. Otra cara bonita.

Hasta que la muerte nos separe fue el nombre del reality en que la despampanante ex guardiana de la Bahía y el excéntrico guitarrista de Jane’s Addiction compartían con sus fans los arreglos para su boda en enero de 2004. Sin embargo no tuvieron que esperar tanto. Tres meses después de haber dado el sí en una atmósfera bastante rockera, la pareja anunció que se separaba. Conocidos y familiares aseguran que lo único que tenían en común era su exceso de vanidad, por lo que la falta de romance se hizo evidente frente a las cámaras. Sus seguidores perdieron interés por la pareja. Ellos, mientras tanto, se arrepintieron no sólo de haberse casado sino de haber compartido su matrimonio con los aficionados de MTV.

7. Britney Spears y Kevin Federline. La loca de la casa.

Seis capítulos transmitidos por MTV entre mayo y junio de 2005 mostraban a la Princesita del Pop completamente idiotizada con el bailarín que conoció en una discoteca en Europa. Kevin, quien no era nadie hasta encontrarla, no perdió la oportunidad y tres meses después le pidió matrimonio, evento que se convirtió en el capítulo final del reality Britney & Kevin: chaotic. La rubia, sin embargo, no previó que el nombre de este programa describiría su vida de ese momento en adelante: después de utilizarla para lanzar su propio disco, Kevin le quitó la custodia de sus dos hijos alegando que era mentalmente inestable. En 2007 la pareja firmó el divorcio y desde entonces Britney ha grabado nuevas canciones y cambiado su look para demostrar que está mejor sola que mal acompañada.

Temas relacionados