Famosos e inteligentes

¿Quién lo iba a imaginar? Por su estilo de vida y las profesiones que manejan, nadie pensaría que fueran mentes brillantes, pero para sorpresa de muchos estos 10 famosos tienen el coeficiente intelectual por encima del promedio, lo que los ubica a la altura de genios como Newton y Einstein.

Quentin Tarantino (160 puntos)

El director de Malditos bastardos abandonó el colegio para trabajar en una tienda de videos que en menos de dos años convirtió en una improvisada escuela de cine. Las películas antiguas y de artes marciales fueron la base para dar clases de interpretación. El hombre detrás de exitosas producciones como Pulp Fiction y Kill Bill no necesitó de ninguna formación profesional en dirección de cine y redacción de guiones para ganar el Oscar y la Palma de Oro de Cannes.

James Woods (160 puntos)

El abogado implacable y desafiante de la serie Shark fue el mejor estudiante de su colegio, con un puntaje de 1.580 en sus exámenes de acceso al MIT, Instituto de Tecnología de Masachusets. Estudió Ciencias Políticas tras haber obtenido una nota perfecta en la prueba verbal. Esta habilidad lo llevó meses después a ingresar en el grupo de teatro estudiantil donde actuó y dirigió varias obras. Entonces tomó la decisión más acertada de su vida: abandonó sus estudios para dedicarse de lleno a la actuación. Hoy suma tres premios Emmy y dos nominaciones al Oscar.

Madonna (140 puntos)

Mantener el título de reina del pop por 25 años no es cuestión de suerte sino de inteligencia. Actriz, diseñadora de modas, escritora y directora de cine, ha sabido controlar su carrera y sostenerla por más años que ningún otro artista de su generación. Lejos de amilanarse por los escándalos, la ‘chica material' los usa a su favor en las giras de conciertos. Hoy, a sus 51 años, es la única mujer cantante en ser más oída que Los Beatles.

Sharon Stone (154 puntos)

Los papeles de mujeres independientes y exitosas no representan ningún reto para esta despampanante rubia que con sólo 15 años ingresó con una beca a la Universidad de Edinboro (Pennsylvania) a estudiar Arte y Escritura. Su inteligencia la lanzó a la fama cuando aceptó papeles polémicos que otras actrices se negaron a interpretar. La única desventaja de ser superdotada, según la protagonista de Bajos instintos, es que asusta a los hombres porque les da miedo hablar con ella.

Shakira (141 puntos)

Pasar de ser la niña que echaron del coro del colegio a fungir como la artista más importante de su generación por la empresa Live Nation, es un logro que habla por sí solo de las habilidades de esta barranquillera. A los ocho años escribió los primeros poemas que más tarde se convertirían en su primeros éxitos musicales. Hoy es una de las artistas latinas más influyentes en el mercado anglo. En sus pocos ratos libres toma clases de historia mundial y lidera conferencias como embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas.

Nicole Kidman (137 puntos)

Desde pequeña tuvo una estricta educación gracias a su padre, un bioquímico y conocido psicólogo australiano que se obsesionó con que ella estudiara arte, ballet e historia de la interpretación en las más prestigiosas escuelas de su país. Los resultados saltan a la vista. No sólo superó con creces el estigma de ser simplemente la ex esposa de Tom Cruise, sino que se erigió en una de las actrices más respetadas de Hollywood.

Paris Hilton (132 puntos)

Si hay algo seguro es que esta rubia de tonta no tiene un pelo. Aunque muchos odien y critiquen a la mujer más fotografiada del mundo, no se puede negar que para ser famosa haciendo nada se necesita ser bastante inteligente. Sus vestidos, las fiestas que organiza, los escándalos que protagoniza hacen parte de una estrategia de publicidad que más de un artista quisiera tener. Gústele al que le guste, su nombre es conocido en casi todo el mundo y su rostro aparece en todas las revistas importantes. Todo esto la ha ayudado a crear un imperio que incluye disco, perfume, línea de ropa y hasta un reality show tonto pero fructífero.

Arnold Shwarzenegger (135 puntos)

Pasar de ser Mr. Olympia a ocupar el cargo de gobernador del estado de California no fue cuestión de músculo sino de cerebro. Lo que muchos no saben es que el famoso ‘Terminator' estudió Marketing y Administración en la Universidad de Wisconsin donde aprendió la fórmula para ser millonario antes de cumplir 30 años. Con 200 millones de dólares en la cuenta, se da el lujo de no aceptar el sueldo de gobernador de 175.000 dólares y seguir siendo uno de los políticos preferidos por los estadounidenses, que aman su carisma. No es extraño que haya sido nombrado por la revista Time como una de las 100 personas que ayudan a mejorar el mundo.

Cindy Crawford (115 puntos)

Sus curvas perfectas y su irresistible lunar junto a su boca no son los únicos atributos que tiene esta supermodelo. Sus calificaciones siempre fueron sobresalientes. En 1984 se graduó del colegio con un promedio perfecto de 4.0 por lo que fue nombrada vocera oficial de su promoción. La segunda mujer más bonita del mundo -según la revista Shape-, obtuvo una beca completa para estudiar Ingeniería Química en la Universidad de Northwestern, a la que sólo asistió un semestre después de haber sido descubierta por un agente.

 

Natalie Portman (119 puntos)

Desde que interpretó a Mathilda en la película El profesional cuando tenía solo 12 años, demostró que no era una niña común y corriente. Su curiosidad por el comportamiento humano la llevó a combinar las grabaciones de Star Wars y Cold Mountain con sus estudios de Psicología en la Universidad de Harvard, de donde se graduó en 2003. Desde entonces, la sensual bailarina de la película Closer lidera una investigación sobre la activación del lóbulo frontal del cerebro de los niños al tiempo que perfecciona el francés, el japonés, el árabe y el hebreo.