Alessandra Rampolla

La famosa sexóloga de Fox Life dejó en Colombia muchos kilos de más y algunos secretos íntimos.
Alessandra Rampolla

¿Dónde está su punto G?

Donde está el de todas las mujeres.

El amante perfecto...

Mi marido.

¿Qué enciende su pasión?

La alegría.

¿El tamaño sí importa?

No tanto como los hombres piensan.

¿Cómo se llevan el sexo y la televisión?

Muy bien, gracias a Dios.

¿Cuál es la receta del buen sexo?

El conocimiento.

¿Qué les envidia a los hombres?

Nada.

Un maestro.

Mi papá.

Un amor platónico.

Ricardo Arjona y Jaime Baily.

Un mito sexual.

Que hay que llegar al orgasmo de manera simultánea.

¿Cuál es el mayor complejo del hombre?

El tamaño de su pene.

¿Y el de la mujer?

Su figura.

Una frustración.

No ver a mi familia tanto como quisiera.

Una noche inolvidable.

La fiesta de mi matrimonio.

Un lugar para hacer el amor.

Donde nazcan las ganas, cualquiera.

¿A qué le tiene miedo?

A que mis papás se mueran.

El mejor afrodisíaco.

El amor.

¿En el sexo vale más calidad o cantidad?

Calidad.

¿Cómo mantener viva la pasión?

Inventando.

Su mayor extravagancia.

Carteras, zapatos, maquillaje...

Un sueño por cumplir.

La maternidad.

¿Qué lugar del mundo le gustaría conocer?

Australia.

¿Cuál es su lado más sensible?

Mi lado emocional.

¿Cuál es la locura más grande que ha hecho por amor?

Casarme.

La mejor terapia.

La profesional.

Un sonido de la naturaleza.

Las olas del mar.

Un vicio.

El vino tinto.

Una ciudad para volver siempre.

Buenos Aires.

¿Dónde queda el paraíso?

En Puerto Rico.

Su hora favorita del día.

La noche.

Un placer irresistible.

Las charlas entre amigas.

Su mayor pecado.

Haber fumado. De vez en cuando recaigo.

Un juego para entrar en calor.

Seducción emocional.

La lámpara le va a conceder tres deseos, ¿cuáles serían?

La salud de mi familia, una vida larga y muchas carcajadas en el camino.

Su mayor debilidad.

Mis sobrinos.

¿Qué la hace reír?

Casi todo.

Lo más difícil de hablar de sexo.

Mi vida personal.

¿A quién le reza?

A papá Dios.

¿Qué le quita el sueño?

Las discusiones familiares.

Temas relacionados