Richie Ray

 El músico puertorriqueño se presentará este jueves 12 de marzo en Bogotá con su cómplice Bobby Cruz, en el concierto de las Estrellas de la Fania y Carlos Santana. Confesiones salseras en nombre de Dios de un pianista que sigue tocando como bestia.
Richie Ray

¿A qué le pone salsa?

A cualquier música de cualquier compositor.

Un sonido bestial…

¡La Filarmónica de Londres!

¿Con quién le gustaría tocar?

Con Los Beatles.

El mejor escenario donde ha tocado.

El Campín y el Carnegie Hall.

Una herencia.

Un piano Steinway.

¿Dónde está Dios?

Vive en mi corazoncito.

¿A qué ritmo va su piano?

Al de la salsa brava.

El sonido que más le gusta.

El del bajo.

Una canción que lo haga bailar

¿La Macarena?

Una década para no olvidar.

Los 70.

Un artista de todos los tiempos.

Celia Cruz.

Un sueño sin cumplir.

Producir una película musical.

¿Dónde le gustaría pasar sus últimos días?

En Italia.

¿Qué espectáculo lo ha dejado sin aliento?

El circo.

¿A cuál canción colombiana le pondría ritmo de salsa?

¡A cualquiera!

Su ídolo de la juventud.

Tito Puente.

¿En qué lugar del mundo sueña con cantar?

En China.

Su peor pesadilla.

Morir ahogado.

Una cita sin cumplir.

Tomar café y charlar con Miles Davis.

¿Cuál es su mentira más grande?

Que soy buena gente.

¿Qué quiere que diga su epitafio?

Músico, siervo de Dios.

¿Dónde bailan mejor la salsa?

Un empate: Puerto Rico y Cali.

La peor expresión de miseria.

No tener una sonrisa.

La peor inversión de su vida.

Los teléfonos de monedas.

¿Cuál es el personaje que más admira?

Charlie Brown.

Una locura que quisiera hacer.

Tirarme en paracaídas desde un avión.

Su canción favorita.

Nessun Dorma, de Giacomo Puccini.

¿Qué lo desvela?

El deseo de quedar bien siempre.

Algo para inspirarse…

Muchas biografías.

¿Cuál momento de su vida borraría?

No lo puedo decir.

¿Cuál repetiría?

Mi boda.

Su mayor extravagancia.

Nada de eso... soy tacaño.

¿Qué mandamiento le gustaría cambiar?

No me atrevo a hacerlo.

Su mayor pecado.

No amar a la gente lo suficiente.

¿Qué lo enamora?

La primavera.

Lo más loco que haya hecho por amor.

Casarme.

¿Qué quería ser cuando niño?

Pianista.

A qué le tiene miedo.

A ser insuficiente.

Un vicio...

Comer.

El mejor lugar para vivir.

Donde Dios quiera.

¿Qué lo hace llorar?

Que la gente no sea tratada con dignidad.

Un título para su autobiografía.

“Richie Ray: su música y otras locuras”.

Un amor platónico.

Mi perrita y yo.

¿Qué no perdona?

Los abusos a la dignidad humana

¿De qué se arrepiente?

De no haber conocido a Dios a más temprana edad, lo conocí a los 29.

¿Cuánto dura la fama?

15 minutos.

Temas relacionados