Walter Riso

 El famoso sicólogo argentino, autor de más de 15 libros, presenta por estos días su Manual para no morir de amor, un libro para amar bien y no fracasar en el intento.
Walter Riso

> ¿Cómo amar sin sufrir?

Mezclando adecuadamente Eros, amistad y ternura en la misma persona.

> Una costumbre repetida.

Tomar té y meditar.

> Su frase de cabecera.

El apego corrompe.

> La última vez que fue al sicólogo.

Tenía ocho años y me negué a hacer las tareas un mes en protesta, porque la profesora de matemáticas me trató mal.

> Un recuerdo de su infancia.

Un fuerte de madera lleno de indios, soldados y cucarachas.

> ¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?

De niño, de joven y de adulto, cuando hice y hago lo que me viene en gana.

> ¿Cuál es su sueño recurrente?

Llegar a un aeropuerto y olvidar el pasaporte.

> ¿Italia o Argentina?

Nápoles, donde se mezcla lo italiano con reminiscencias del fútbol que jugó Maradona.

> Un libro memorable.

El lobo estepario, de Herman Hesse.

> Un poeta.

Jacques Prévert.

> ¿Cuál es su posesión más valiosa?

Ver el aquí y el ahora.

> ¿Qué tiene el teatro que no tenga la literatura?

Presencia real: conductas dicientes.

> Una obra de teatro para recomendar.

Equs, de Peter Scheffer.

> ¿Qué le alegra la vida?

Conversar con amigos.

> ¿Cuándo miente?

Cuando debo defender algo que quiero.

> El peor consejo que ha recibido.

“No cambies tanto”.

> ¿Para qué sirve la filosofía?

Te hace pensar al límite, entrena la mente, te enseña a preguntar.

> ¿A quién admira?

A una señora que me vende frutas en Barcelona.

> Escribir, ¿para qué?

Para hacer catarsis, para divertirse.

> Un principio básico de supervivencia afectiva.

“El poder afectivo lo tiene quien necesita menos al otro”.

> Su talento escondido.

Escribir poesía.

> ¿A qué personaje literario le hubiera gustado conocer?

A Fernando Pessoa, para hacerle un estudio clínico.

> ¿Cuándo ha jugado con fuego?

Cuando era adolescente y la testosterona decidía por mí.

> ¿Cuáles son los límites del amor?

Seguir allí testarudamente cuando no te quieren, no puedes autorrealizarte o te violan los principios.

>¿Cuántas veces se puede amar?

Tantas como el corazón resista, pero se puede amar al mismo tiempo a dos o a tres personas.

> ¿Qué talento desearía tener?

Pintar.

> ¿Qué cambiaría de su personalidad?

La impaciencia.

> Su escritor de cabecera.

Antonio Tabucchi.

> ¿En qué cree?

En la vida.

> ¿Qué defecto lo saca de quicio?

La testarudez.

> Una virtud.

No saber de ninguna.

> ¿Qué le falta hacer en la vida?

Empezar de nuevo.

> El consejo que más ha dado.

No negocie con sus principios.

> Lo mejor de Colombia.

La gente y el Chocó.

> ¿En qué época le hubiera gustado vivir?

400 años antes de Cristo, en Atenas.

>¿Cómo le gustaría morir?

Sin darme cuenta.

Walter Riso

¿Cómo hacer para no morir de amor?

Amar sin necesitar al otro: amar amándose a sí mismo.

El mejor consejo que le han dado.

“Vení, tomate un aguardiente”.

¿Cree, como dicen, que el amor es ciego?

Es miope.

Una receta para enfrentar a la vida.

Aceptar lo peor que pueda pasar: yo lo llamo “importaculismo”.

¿Cuál es el libro suyo que más le gusta?

El camino de los sabios.

Si no fuera sicólogo, qué?

Chef de bajo rango.

¿Cuál es su idea de la felicidad?

Un alegría que no acaba. Es decir, no existe.