Christian Bale, el perfecto estafador de American Hustle

*A lo largo de su carrera, Christian Bale ha interpretado personajes exigentes, disímiles y opuestos; demostrando por qué ahora es uno de los aspirantes a la estatuilla dorada como Mejor actor principal.*
Christian Bale, el perfecto estafador de American Hustle

Decir el nombre de Christian Bale es sinónimo para muchos de las más recientes versiones de Batman. Sin embargo, más allá del Caballero de la noche, la carrera de este actor ha estado marcada por exigentes personajes que lo han llevado al límite de sus dotes profesionales.

Su gustó por la actuación lo sintió en el seno de su hogar. Siendo el menor de cuatro hermanos e hijo de una bailarina circense, Bale se inició en el teatro infantil junto a Rowan Atkinson, quien años después se haría famoso como Mr. Bean, para, posteriormente, en 1988, debutar en el cine en la película El imperio del sol, dirigida por Steven Spielberg.

Enrique V, La isla del tesoro, Shaft: The Return y American Psycho fueron filmes que poco a poco fueron construyendo su imagen, pero fue en 2004, con la interpretación de Trevor Reznik en El maquinista, que Bale logró la consagración de su carrera.

 

Gracias al talento que demostró, fue el elegido por el director y productor Christopher Nolan para interpretar a Bruce Wayne (Batman) en la trilogía del superhéroe: Batman inicia, El caballero de la noche y El caballero de la noche asciende.

Ahora, con una apariencia completamente diferente y con características que poco se asociarían a este galán, Christian Bale le da vida a Irving Rosenfeld en American Hustle, un robusto estafador que gracias a su comportamiento vulgar le valió una nominación en la categoría de Mejor actor principal en la 86 versión de los Premios Óscar.

 

Un actor muy versátil

Si bien es cierto que los personajes interpretados por Bale tienen características psicológicas diferentes y extremas, la apariencia física de los mismos han representado para el actor grandes retos, pues de la delgadez extrema de Trevor Reznik en El maquinista (con una dieta de agua, manzana, café y un whisky ocasional) pasó al escultural y trabajado cuerpo de Bruce Wayne en Batman, hasta llegar a la gordura poco deseable de Irving Rosenfeld en American Hustle.

Así, este apasionado por los animales, la lectura y el medio ambiente, llega a la gala de los Premios Óscar con la ilusión de alcanzar su segunda estatuilla (la primera la obtuvo como Mejor actor de reparto por la película The Fighter, con la que también logró un Globo de Oro en la misma categoría), compitiendo con Bruce Dern, Chiwetel Ejiofor, Matthew McConaughey y Leonardo DiCaprio, con quien no tiene una muy buena relación gracias a su rivalidad por lograr los protagónicos de What's Eating Gilbert Grape, Romeo & Juliet, Titanic y The Beach.

¿Quién debe ganar el Óscar a Mejor actor?