Philomena, la película inglesa nominada al Óscar

*Esta cinta compite, en la categoría a Mejor película, con Dallas Buyes Club, El lobo de Wall Street, Gravedad y otras.*
Philomena, la película inglesa nominada al Óscar

Un antiguo periodista, exiliado de la política y con ganas de escribir un libro serio sobre la historia de Rusia, retorna a su oficio a cubrir, sin embargo, una historia sentimental, del vulgo, una historia de periodismo cotidiano: la de una anciana que quiere encontrar, a toda costa, al hijo que entregó en adopción en un convento cuando era apenas una adolescente.

El periodista, Martin Sixsmith, es interpretado por Steve Coogan (autor del guion y nominado por este al Óscar en la categoría de Mejor guion adaptado). La anciana, Philomena, es nadie menos que Judi Dench, quien alcanza en esta película su séptima candidatura al Óscar (ya ganó uno en 1999 por Shakespeare enamorado).

Martin y Philomena inician la pesquisa en el convento irlandés donde Philomena estuvo recluida de pequeña, por cometer el pecado de quedar embarazada. El negocio del convento era sencillo: someter a las jóvenes con el pretexto de cuidarlas, y luego dar en adopción a los bebés sin el consentimiento de las madres. 

La película cuenta, entonces, la travesía de esta improvisada pareja en busca del hijo perdido de Philomena: la madre, con la intención de expiar el dolor que ha sentido desde que vio marchar a su primogénito en un carro ajeno; el periodista, entusiasmado con la idea de escribir una historia que puede ser muy vendedora y cada vez se pone mejor. 

Entre Philomena y Martin no puede existir una diferencia más grande de personalidades. Como buen periodista, Martin es un hombre escéptico y desencantado; Philomena, en cambio, es una mujer llena de optimismo y de fe. Sobre esta enriquecedora contradicción, el director Stephen Frears va construyendo la película con una austeridad que le permite concentrarse, no en el esplendor visual, sino en el desarrollo de los personajes en el inevitable destino de abrirse sus almas.  

Judi Dench, una actriz más allá del bien y del mal, se faja, como siempre, una interpretación a la altura de su reputación. En cuanto a Steve Coogan, saca a relucir con mucha elegancia ese extraño y mordaz humor inglés que muy pocos están dispuestos a soportar. Con razón Philomena es una de las nueve candidatas al Óscar en la categoría de Mejor película. 

 

 

 

 

últimas noticias