¿Qué es la dermatitis atópica y cómo combatirla eficazmente?

Noticias destacadas de Maternidad y Bienestar

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel mucho más común de lo que pensamos. Pese a ser más frecuente en bebés y en niños, puede aparecer a cualquier edad, y, en los últimos treinta años, los casos se han triplicado en los países de occidente.

Actualmente, esta patología, también conocida como dermatitis atopíca, afecta a un 20% de los niños y en torno a un 4% de los adultos.

Pese a ser relativamente benigna, y no ser contagiosa, también es sumamente molesta para quien la padece. Afecta a personas con la piel extremadamente seca y se caracteriza por la aparición de eczemas e irritación cutánea, que causa un fuerte picor e inflamación pruriginosa de la piel. La dermatitis atópica es una enfermedad crónica que suele atravesar por diferentes fases y, cuando el afectado sufre un brote, su calidad de vida se ve seriamente afectada, puesto que influye en el sueño, en el estado de ánimo e incluso en las actividades del día a día.

En bebés, suele manifestarse a partir de los dos meses con la aparición de manchitas rojas en las mejillas y en las manos, principalmente, aunque también se dan en articulaciones como rodillas y codos.

Te puede interesar leer: Consecuencias de la obesidad en el embarazo

Es muy frecuente hasta los cinco años, cuando los brotes de dermatitis suelen desaparecer o, por lo menos, espaciarse bastante en el tiempo. En el caso de los adultos, se ha convertido en un problema cada vez más frecuente de la piel, y en uno de los principales motivos de visita al dermatólogo.

El eczema puede estar causado por motivos genéticos, por estrés, por una mala alimentación, diferentes alergias... o simplemente porque sí, apareciendo de repente sin un motivo claro. Puede afectar a diferentes zonas de nuestro cuerpo, como la cara, el cuello, las manos o, directamente, de manera generalizada, convirtiéndose en un molesto y, en ocasiones, insoportable picor que no cesa, muy severo e imposible de aliviar.

Si la atopía es muy severa, será necesario un tratamiento médico a base de corticoides, o lo que recomiende en especialista de la piel, pero es importante seguir una serie de consejos que, sin duda, aliviarán los síntomas y optimizarán la calidad de vida de quien padece esta patología cutánea.

Y, por supuesto, es imprescindible cuidar la piel con productos específicos para la dermatitis atópica y el eczema, mejorarán visiblemente el aspecto de la misma y aliviarán los picores, las inflamaciones y el enrojecimiento de una manera que la piel agradecerá desde la primera aplicación.

Te puede interesar leer: Cómo hacer que tus hijos duerman toda la noche

Y es que, pese a tratarse de una enfermedad crónica, hay elementos externos que pueden desencadenar un brote de dermatitis, al igual que hay pequeños detalles del día a día que pueden ayudar a mejorar la atopía y aliviar sus síntomas.

Gestos sencillos como intentar mantener la piel húmeda, vestir con prendas de algodón - más suave para la piel que tejidos como la lycra, el nylon o el poliéster - evitar las temperaturas extremas y los baños con agua muy caliente, no emplear detergentes con perfume para lavar la ropa, evitar el contacto con el pelo de ciertos animales e intentar mantener el estrés y la ansiedad a raya aliviarán, sin duda, los picores y el prurito en la piel afectada.

Además, algo fundamental es que las personas con eczema deben evitar los perfumes, desodorantes, cremas hidratantes, maquillajes y tintes de pelo que no sean específicos para pieles con tendencia a la dermatitis atopíca y que no estén testados médicamente. Como informa la Fundación Eczema - creada por los Laboratorios Pierre Fabre para ayudar a todas las personas que sufren esta patología cutánea - este tipo de piel, mucho más seca de lo normal, necesita un producto de higiene ultrasuave y relipidizante puesto que su barrera cutánea fragilizada es más permeable a los alérgenos.

A pesar de ser una enfermedad cutánea crónica, el uso de un producto adecuado es vital para reducir las molestias, el prurito, las inflamaciones, el insoportable picor y hacer que la dermatitis atópica sea un problema mucho más llevadero para la persona afectada y no influya en su sueño y en su estado de ánimo, tan importante para afrontar el día a día.

Comparte en redes: