Receta del día: hamburguesa de ternera con salsa de tomate verde asada

Nada más encantador que innovar un plato clásico con un ingrediente de fácil preparación. Cuando la termines de hacer y la pruebes no te van a quedar ganas de pagar por una hamburguesa en una cadena de comidas.

Archivo Cromos

Ingredientes:

(8 porciones)

3 1/2 libras de carne molida de ternera.

1 cucharada de mostaza tipo Dijon.

Sal y pimienta.

1 cucharada de aceite vegetal.

8 panes especiales para hamburguesa.

Salsa de tomate asada:

1 kilo de tomate chonto verde

1 cucharadita de ajo finamente picado

3/4 taza de cilantro picado

1/8 ó 1/4 cucharadita de ají jalapeño

picado f namente

Sal

Champiñones salteados:

3 cucharadas de aceite de oliva.

1 1/2 de cebolla cabezona roja cortada en cuadros pequeños.

2 docenas de champiñones cortados en rodajas medianas.

Sal.

Pimienta.

Preparación:

-Mezcle la carne molida de ternera con la mostaza, la sal y la pimienta. Elabore 8 hamburguesas de 200 gr. cada una. Consérvelas en refrigeración mientras hace la salsa.

-Unte la superficie de una parrilla con aceite. Ase los tomates verdes por 20 minutos o hasta que estén tiernos y la piel haya tomado un color oscuro. Ponga en la licuadora los tomates asados, cilantro, ajo, ají y sal. Licue hasta obtener una salsa espesa. Deje enfriar a temperatura ambiente para

que se desarrollen los sabores. Esta salsa la puede hacer con un día de anterioridad.

-En una parrilla ponga el aceite a calentar. Ase las hamburguesas seis minutos por cada lado o hasta el punto deseado.

-En una sartén caliente el aceite y fría la cebolla por tres minutos. Agregue los champiñones y saltéelos por tres minutos. Caliente el pan por dos minutos en un horno o parrilla. Esparza sobre la superfi cie del pan 1 1/2 cucharada de la salsa de tomate. Ponga encima la carne y sobre ésta los champiñones. Unte la tapa del pan con 1 1/2 cucharada de la salsa de tomate. Coloque la tapa sobre la carne y champiñones. Sirva con papa chip o francesa.

La hamburguesa:

El momento histórico es el puerto de Hamburgo a principios del siglo XVIII, desde esta ciudad se llevó a Norteamérica la idea de la hamburguesa que al comienzo no era más que porciones aplanadas de carne molida. Fue en los Estados Unidos donde se le incorporó a este platillo el pan redondo, el ‘ketchup’ y sus verduras acompañantes. Hoy es tal vez el ícono más importante de la gastronomía norteamericana y uno de los emparedados más conocidos del planeta. Ya para 1814 se ofrecía en el famoso restaurante Delmonico’s de Nueva York y desde esa fecha se venden en millones de establecimientos del mundo. Acuérdese de acompañar las hamburguesas con papas a la francesa freídas en aceite bien caliente.

Temas relacionados