El sacrificio de una reina

Cada vez que se acerca noviembre, y más exactamente el Concurso Nacional de Belleza, gran parte del país dirige su mirada a Cartagena e inmediatamente piensa en una palabra que reúne belleza, juventud, trabajo, disciplina, buenas maneras, alegría y espíritu de servicio: REINAS. ¿Cómo están las del Minicromos 1?

Año tras año, las candidatas al Concurso Nacional de Belleza sacrifican la compañía de familiares y seres queridos para madrugar, hacer mucho ejercicio, dormir poco, andar en tacones, privar su apetito de grandes manjares, tolerar críticas, asumir responsabilidades inesperadas y someterse a sesiones interminables de cultura general, buenos modales, maquillaje... Es decir, un curso intensivo de joven estudiante a mujer preparada, todo durante un par de meses, solo con el fin de lograr ser elegida reina de los colombianos.

Históricamente las cirugías plásticas buscan ser protagonistas y lastimosamente con exageración. Es por ello que vemos narices respingadas, delgadas y mentones largos apoderados de caras anchas y/o cortas; senos voluminosos con tórax angosto y delgado; lipoesculturas muy negadas pero cuya fibrosis y cambios de color en la piel hablan por sí solos; glúteos planos con volúmenes superiores, y aplanamientos inferiores que con el movimiento es como si el relleno quisiera gritar "aquí estoy y no me reconocen". En fin, es algo que cuando no se nota se alaba, pero que cuando se nota se recrimina.

Mal estaría decir de mi parte que en un concurso de belleza deberían ser vetadas las cirugías, ya que es una decisión tan personal como privada. Pero sí sería magnífico que recordaran todas las personas que se van a practicar alguna que dichos procedimientos producen resultados para toda la vida y están hechos para resaltar los atributos, darles armonía y proporción a los contornos respetando los rasgos y las formas de cada uno, para verse natural, para que los resultados solo se sospechen por la mejoría de las formas faciales y corporales. De lo contrario el resultado será inadecuado y generará desconfianza. Operarse no es un crimen, pero recuerden que la decisión debe ser tomada con responsabilidad.

Ahora, mi análisis del Minicromos 1. Aunque en este grupo todas son bellas, hay algunos aspectos tanto faciales como corporales que a mi criterio valdría la pena tener en cuenta:

CaucaRevisar características de la nariz y el mentón respecto a rasgos faciales. Trabajar el contorno de los glúteos y los muslos.

Cundinamarca

Mejillas ligeramente prominentes. Mejorar el volumen de las pantorrillas. Buena figura.

Guajira

Bajar de peso, trabajar la cintura.

Meta

Trabajar abdomen bajo y glúteos, y tonificar los muslos.

Mejorar el color de la piel abdominal y la proporción de los glúteos, y aumentar el volumen de las pantorrillas.

Valle

 Mejorar el color de la piel abdominal y la proporción de los glúteos, y aumentar el volumen de las pantorrillas.

Tolima

Revisar la relación punta nasal–mentón.

Santander

Tonificar el contorno corporal y mejorar el volumen de los glúteos.

Nariño

Subir un poco de peso y de volumen muscular, hacer énfasis en glúteos y pantorrillas.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Opciones para ser expertos en cocina

Beneficios de la vela de soya

El chile: el rey de la comida mexicana

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano