La noche de la verdad

Daniella se presentó al desfile de coronación con un hermoso vestido que le hizo sumar puntos y conquistar al jurado. Sabe inglés y alemán, lo cual le ayudará en Miss Universo.

Este fue el reinado de las sorpresas. Las grandes favoritas no fueron escogidas, hubo varios palos y muchas descabezadas. Una vez más se confirmó que, por más tinta que ruede, el jurado es el único que tiene la última palabra.Llegó la noche más esperada después de tantos días de preparación y pasarelas. Fueron dos horas de tensión y sorpresas para las candidatas, durante las cuales el jurado calificador tomó la decisión que toda Colombia esperaba: conocer el nombre de la nueva soberana de la belleza. Daniella Álvarez tiene hoy la corona. La barranquillera, de 23 años, rubia y de ojos verdes, se presentó en el desfile de coronación luciendo un hermoso vestido recamado con canutillos, lentejuelas, mostacillas y plumas amarillas diseñado por “la aguja de oro de Colombia”, Amalin de Hazbún, que la hizo lucir hermosa. Fue ahí cuando subió puntos y logró conquistar al jurado. Es locuaz y tiene el encanto de la mujer Caribe. Daniella es preparada y maneja el inglés y el alemán, lo que seguramente la ayudará para desenvolverse en Miss Universo. La única cirugía a la que se ha sometido es la rinoplastia, su cuerpo es totalmente natural y se mantiene en forma gracias al baile, que practica desde pequeña. Su hermana representó hace varios años a Bolívar en el mismo certamen y, aunque no logró llegar a la corona, le dio los consejos para llevar a casa el título de Señorita Colombia. A Daniella, muchísimas felicitaciones. Una de mis grandes favoritas siempre fue la candidata de Magdalena, Melissa Varón. Alta, estilizada y de buen cuerpo. Su rostro es muy parecido al de la ex Señorita Colombia 1994, Tatiana Castro. Uno de los dos primeros lugares del concurso le pertenecían desde que llegó a Cartagena, y se convirtió en una de las preferidas del público. Ser virreina nacional es un peldaño al que logró escalar gracias a su buen trabajo. En su mayoría, los premios entregados a lo largo del concurso favorecieron a la representante de Valle, Melina Ramírez. Desde su arribo a Cartagena se erigió en una de las grandes opcionadas para llevarse la corona. En cada una de las apariciones se robó los aplausos del público cartagenero. Los policías la eligieron como su reina, fue reconocida como la candidata con el rostro más hermoso, y ganó también el premio de belleza natural. Para completar, los seguidores del concurso eligieron su traje artesanal, diseño de Alfredo Barraza, como el mejor. Su elegancia, porte y clase siempre fueron su fortaleza; en cambio, su cuerpo fue su talón de Aquiles.En el año del bicentenario de la Independencia de Cartagena, la reina de la casa, Laura Cantillo, le entregó una corona a su tierra: logró entrar en el ramillete de las cinco finalistas y ocupó el lugar de segunda princesa. Sus piernas largas y tonificadas llamaron la atención. En el baile no hay quién se la gane, por eso se gozó y también puso a gozar al público en las fiestas de los clubes y en la tradicional Batalla de Flores.La corona de tercera princesa le perteneció a Thael Osorio, barranquillera que llegó al Concurso Nacional de Belleza en representación de Cundinamarca y luciendo el mejor cuerpo del reinado. Su timidez se convirtió en la barrera que en ocasiones impidió que los amantes del concurso de belleza más grande de nuestro país admiraran su belleza. Su lugar en el grupo de las cinco finalistas es merecido. Tal vez si hubiese dejado a un lado la rigidez tendría en este momento otra corona. La gran sorpresa de la noche fue la de no incluir en el grupo de finalistas a la reina de Sucre, Helena Fadul. Siempre estuvo entre las favoritas. Su belleza de rasgos árabes, ojos verdes y cuerpo armonioso, la convertían en una de las candidatas con más opción de ser soberana de la belleza colombiana.Entrar al cuadro de las diez mujeres más hermosas de Colombia es un mérito que no se puede desconocer. La Señorita Tolima conquistó con una belleza latina. La candidata de Norte de Santander sorprendió en el desfile de coronación con su traje rojo Valentino. Y por último, las reinas de Cauca y de Caquetá lucieron ambas una belleza exótica y porte suficiente para entrar en este ramillete.Se terminan las fiestas de noviembre con la elección de Daniella Álvarez como reina de los colombianos, pero empieza aquí una nueva vida para la Señorita Colombia y su corte real.

Temas relacionados