Una noche bella..¿y natural?

Desde mi encuentro con ellas en el Minicromos, hasta hoy, me sorprende cómo se tomaron muy en serio las sugerencias para mejorar. Pero insisto en que las candidatas deberían tener más tiempo de preparación.

Definitivamente el Concurso Nacional de Belleza convoca a todo el país. Este año, especialmente, ver un desfile en traje de baño sin lluvia y con comitivas supremamente fuertes como las de Valle y Atlántico, entre otras, permiten decir que fue una fiesta llena de buena energía, una noche naturalmente bella como son las noches de Cartagena, acompañada de mujeres absolutamente bellas entrelazadas en la multitud que esperaba ansiosa ver salir a su candidata.Antes de iniciar, todos hacían sus pronósticos: cuál favorita se desinflaría y cuál palo se crecería. El calor fue aumentando minuto a minuto hasta que, luego de los globos y la pólvora, las candidatas iniciaron el encuentro con la verdad frente a un jurado natural y silencioso (el del concurso), y otro implacable y ruidoso, que no se calla nada (el público), con sus respectivos comentarios. Para unas el desfile fue un remanso de alegría, un paseo maravilloso, hecho con tranquilidad y satisfacción por el deber cumplido; para otras, un camino interminable donde las críticas se confundían con la ansiedad y el deseo de correr.Las escaleras de los puentes fueron testigos mudos de la flacidez, la falta de cintura, la cola escasa, la celulitis y las estrías. Al detener el paso las candidatas, también se detenía la respiración de los que estaban a sus alrededores, y se agudizaba la mirada para analizar hasta el más mínimo detalle, y así exclamar “¡Esa es!”, en el mejor de los casos, o “No tiene nada que hacer”; y, peor aún, “No hay derecho de que se presente en esas condiciones”, como se escuchó en algunos rincones.Desde mi encuentro con las candidatas en el Minicromos, hasta hoy, me sorprende gratamente cómo se tomaron muy en serio las sugerencias y cómo hicieron la tarea con juicio: abdómenes tonificados, muslos y colas firmes, fibrosis reducidas aunque lastimosamente no desaparecidas. Esto demuestra disciplina, constancia y dedicación. En otras mejoró también algo fundamental: la actitud de reina, la buena disposición, la energía, la alegría. Es una lástima que haya sido tan corto el tiempo de preparación para algunas. Reitero que sería óptimo al menos seis meses. Los comités deberían tener desde este año el grupo de opcionadas para el año siguiente, algo así como una preselección que les permitiera tener tiempo de concientizar de manera real a las candidatas acerca de la gran responsabilidad que implica ser las representantes del departamento en estas instancias. Ello haría que se viera más cultura saludable y, por supuesto, buenos hábitos de alimentación, cuidados de la piel, ejercicio y, por qué no, tratamientos quirúrgicos menos improvisados y tratamientos no quirúrgicos muy bien guiados.Cabe resaltar que Atlántico, Bogotá, Caquetá, Cartagena, Cauca, Cundinamarca, Magdalena, Meta, Norte de Santander, Quindío, Sucre y Tolima lucieron muy seguras y con la labor cumplida. Chocó, San Andrés y Guajira trabajaron pero les faltó tiempo. Y ni qué decir de Valle, la Reina Belleza Natural, un premio a la vida y costumbres sanas. Felicitaciones a todas, gran esfuerzo. Seguro que para algunas será más que recompensado: la mejor ante el jurado con la corona y las demás haciendo parte de las cuatro finalistas.Por último, gracias al Minicromos por la invitación, y aunque escribo esta columna horas antes de la elección, la belleza natural heredada o adquirida son igualmente respetables desde mi perspectiva, lo importante es que luzca bien para toda la vida. Ojalá la mejor se haya quedado con la corona, para ir con todo el entusiasmo a Miss Universo.P. D.: En verdad muchos quedaron confundidos con el significado de natural, sería bueno analizar ese término que tanto dará que hablar en los días venideros.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cajas de sorpresas

El rejuvenecimiento vaginal no es seguro