Cita en Paipa

En Paipa tuve la cita con el grupo de reinas del Minicromos 2. Un hotel con arquitectura del siglo XIX fue el escenario ideal para conocer de cerca a las aspirantes a la corona.

La primera reina que llegó a la mesa tomó asiento con mucha seguridad. Era la Señorita Atlántico, Daniella Álvarez, una rubia de ojos claros y piel blanca. Daniella es extrovertida, tiene el encanto natural de la mujer costeña. No va al gimnasio pero ama el baile y lo utiliza como una disciplina para mantener su cuerpo. Su hermana fue reina de Bolívar y la motivó para que llegara al concurso sin cirugías. Tiene lindo pelo y le luce más cuando no se despeja tanto el rostro. Manejar a la perfección el inglés y el alemán es otro de sus puntos a favor.

Daniela Villaveces es la candidata de Huila. Tiene 22 años y es encantadora. Sus ojos son, además de lindos, expresivos. Es de las bajitas de este grupo. Dice que su contextura delgada es gracias a su genética. Un cuerpo tonificado y armonioso es su principal tributo. Tiene más de 30 lunares en su rostro. Daniela concursó dos veces para llegar al lugar donde hoy está, con la banda que la acredita como la reina de su departamento.

La sonrisa tierna y natural de este grupo le pertenece a Ana Melissa Cano, Señorita Bogotá. El contraste de su tono de piel y pelo negro son la combinación perfecta para hacer de su rostro uno de los más bellos. La fe que tiene en Dios es tan grande, que lo menciona en cada frase. Ana Melissa es calmada y receptiva pero en Cartagena a veces no es favorable que las reinas sean tan pasivas.

Llegamos a la anfitriona del Minicromos 2, la reina de Boyacá. Lina María Gallego es la encargada de alegrarles los días a sus compañeras, es la más divertida del grupo, además de ser una de las más altas. Sus 1,78 metros de estatura son la clave de esta rubia de piernas torneadas. Lina es una de esas mujeres afortunadas que pueden comerse cualquier antojo sin remordimiento, las dietas no tienen lugar en su vida. Su nariz fue intervenida quirúrgicamente y la verdad me hubiera gustado verla antes de la cirugía.

Estefanía Díaz Granados, la reina de Quindío, es la mujer con la historia más conmovedora de las candidatas. No alcanzó a conocer a su padre, quien falleció cuando ella tenía un año. Lleva 18 meses preparándose para ser reina y aprendiendo inglés, idioma con el que demostró que se defiende y que le sirvió de arma para conocerla y darme cuenta de que ningún reto le queda grande. Tiene un rostro angelical y un cuerpo natural que, combinado con su historia de vida, podría seducir fácilmente a cualquier jurado en Cartagena.

La más alta de las 26 candidatas es Cindy Lane May, Señorita San Andrés. Sus 1,82 metros de estatura son motivo de orgullo para Cindy. Es la más “reinera” de todas. Ha participado en diversos certámenes de belleza desde que era una niña, y lleva tres años preparándose para representar a su tierra en el CNB. Cindy tiene claro que el pelo recogido es el look que más le favorece. Sus piernas son delgadas y unos centímetros de más para tornearlas le sentarían muy bien.

Una de las fuertes aspirantes a la corona es la Señorita Magdalena, Melissa Varón. La veo con un puesto seguro en el grupo de las 5 finalistas. Es alta y estilizada. Aunque es delgada, sus piernas son torneadas y tienen estilo. A diferencia de lo que muchos pensarían al verla, jamás se había desempeñado como modelo. Es ingeniera química y una de sus grandes preocupaciones es la educación de los colombianos.

Tatiana Ángel representa a Risaralda. Sus 25 años la convierten en una de las más maduras. Tiene abundante pelo y se lo cuida tanto que si este año dan premio al mejor cabello ella seguramente lo ganará. Tatiana es una de las que menos tiempo lleva preparándose, apenas ha tenido dos meses para hacerlo. Ha bajado varios kilos, ella afirma que son cinco pero al ver su cuerpo me atrevo a decir que por ahí pasó la cuenta. La Señorita Risaralda, además de dedicarse de lleno al gimnasio, debería soltarse un poco más para que todos sean testigos de que sí se está gozando esta experiencia.

La última candidata en llegar a la entrevista fue la Señorita Caldas, Valentina Muñoz, quien ya tiene experiencia en reinados al ser soberana de la Feria de Manizales. Le gusta ser auténtica y por eso se alejó de los preparadores, así que llegará sin aquellas horas de clases que se han convertido casi que en una regla por cumplir de quienes quieren llegar a la corona. Le gusta que la admiren y la aplaudan. Hace pocos días se insoló por abusar del sol, pero el tono de piel que tiene en este momento es espectacular y ojalá lo pueda mantener hasta llegar a Cartagena. Una de sus grandes frustraciones es alejarse de la comida. Se cuida mucho porque tiene claro que los kilos de más llegan fácilmente y quiere lucir perfecta en la Heroica. Caldas debe confiar más en sus atributos para demostrar mayor seguridad.  

 

últimas noticias

Opciones para ser expertos en cocina

Beneficios de la vela de soya

El chile: el rey de la comida mexicana

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano