La última etapa

En la bella Cartagena, mi ciudad natal, se realizó la última sesión fotográfica del Minicromos. Nueve reinas se adelantaron a las fiestas de noviembre.

Después de 16 años sin elegir reina por decreto, Antioquia retomó esta modalidad y designó a Olivia Aristizábal como su representante. Hacer reír a quienes están a su alrededor es una de las misiones que tiene en la vida. Su paso por el modelaje fue la entrada al Concurso, siguiendo el camino de una de sus grandes amigas, quien también fue reina. Llega sin cirugías a Cartagena, aunque en ocasiones le pica el bicho de la mamoplastia. Sus piernas largas y estilizadas la hacen sentir orgullosa. Sabiendo cómo lucirlas logrará llamar la atención.

No podía faltar una profesional de la Medicina, me refiero a la Señorita Bolívar, Rossana Fortich. Ha tenido la oportunidad de vivir por distintos lugares de la Costa. Esta rubia confía en la entrevista con el jurado, cree que teniendo a los jueces frente a frente y hablando con ellos es como logrará convencerlos de sus atributos. Según ella, no tiene cirugías, aunque sueña con tener más busto. Debe tonificar su cuerpo y tornear sus piernas.

Arauca regresa al Concurso Nacional de Belleza tras 18 años de ausencia. Esta vez con Valentina Díaz como su reina. El primer concurso al que se iba a enfrentar fue el Reinado del Joropo, pero por cosas del destino terminó compitiendo por la corona de la más bella de Colombia. Le gusta llamar la atención y, para hacerlo, utiliza su buen sentido del humor. Se sometió a una liposucción que la ayudó a aumentar su autoestima. A partir de ese momento, se dedicó a hacer ejercicio y ahora cuenta con unas piernas tonificadas. Prefirió que varias ex reinas la ayudaran en la preparación porque espera correr con la misma suerte de Vanessa Mendoza, de quien recibe algunas clases y consejos. Una de sus debilidades es su estatura, al lado de sus compañeras se ve un poco bajita.

Si alguien tiene una duda acerca de lo que significa el sabor de la mujer de la costa colombiana, sólo tiene que hablar con María Laura Quintero, Señorita Cesar. Buena conversadora y con experiencia en medios de comunicación, esto hace que en el grupo sea la que siempre tome la vocería. Además de tener su empresa, trabaja en fundaciones, una de sus pasiones. Después de perder 14 kilos, aprendió a cuidar más su cuerpo y a tonificarlo. María Laura es la reina que bailando y hablando “se robará el show” en Cartagena. De esta manera nadie notará su baja estatura, y se verá más atractiva.

Sucre le apuesta a la corona con una hermosa mujer de ascendencia árabe: Helena Sofía Fadul. Su rostro es uno de los más hermosos del concurso. Tiene unos ojos verdes expresivos que jamás pasarán inadvertidos. Helena tiene a su favor que ya fue reina de las fiestas del 20 de Enero en Sincelejo. Este fue el primer contacto que tuvo con pasarelas, baile y público amante de las reinas, lo que la ha ayudado a ser más desenvuelta. La única cirugía que tiene es la rinoplastia. Es una de las más completas, segura finalista, aunque en ocasiones su actitud la hace ver de menor edad al lado de las demás reinas.

Siguiendo con el ramillete de candidatas que aspiran a tener en sus manos el cetro y la corona, nos encontramos con Yésica Paola Montoya, Señorita Chocó, quien desde que cumplió 16 años soñó con este día en el que Colombia la conociera como la soberana de su departamento. Su preparación comenzó con cursos de modelaje que la ayudaron a vencer la timidez. Ha participado en dos certámenes de belleza en los que ocupó lugares importantes y ganó corona. El día en que Yésica lució una peluca afro, su rostro cambió por completo. Lució mucho más lindo que con el pelo liso o las ondas que normalmente utiliza. Tiene piernas gruesas y debe cuidar más su piel antes del desfile en traje de baño.

Los rasgos indígenas llegan a Cartagena con Lizeth Mendieta, Señorita Caquetá. Su estatura inmediatamente llamará la atención. Considera que sus medidas son ideales de acuerdo con su porte. De belleza exótica y con la seguridad que la caracteriza, confía en que sus pómulos y párpados prominentes sean la principal herramienta para conquistar al jurado. Al igual que varias de sus compañeras, deberá tonificar un poco más su cuerpo para impactar en la Heroica.

Desde Norte de Santander llega Mayra Alejandra Osorio, joven abogada. Hace siete años obtuvo su primera corona, en Miss Belleza Juvenil Colombia. Tiene piel blanca, rostro de niña y una cintura bastante pequeña de acuerdo con las medidas de su cadera. Mayra se operó el busto y ahora se siente más segura. Su tranquilidad podría en ocasiones ser una ventaja, pero hay que saberla manejar para que no se convierta en un punto en contra.

La reina de la casa es Laura Marcela Cantillo, Señorita Cartagena. Es alta, y aunque tiene un cuerpo armonioso, lo que más sobresale de él son sus piernas largas y torneadas. Se ha sometido a varias cirugías estéticas que la han ayudado a conseguir la seguridad que deseaba. Laura tiene muy clara cuál es su meta en el Concurso, donde dará que hablar.