Mi grupo de candidatas

Al margen de quién gane la contienda, qué bueno sería tomar acciones preventivas en relación con la salud y la armonía corporal para evitar ciertos comentarios incómodos que siempre surgen en los concursos de belleza.

A pocos días de darse a conocer la nueva Señorita Colombia, son muchas las reflexiones que surgen apartir de los comentarios que se escuchan en muchos rincones de Cartagena y gran parte del país, cada uno de ellos enunciados como preguntas y ante los cuales salen múltiples respuestas en los mismos grupos de discusión. Entre estos, los más frecuentes son:

Está bonita, pero muy bajita; qué cantidad de estrias tan impresionantes; antes se ve bien, si bajó como 10 kilos desde que la nombraron hace 3 meses; no entiendo por qué la dejan operarse, si se veía mejor antes; increíble que una niña tan joven tenga tanta flacidez y celulitis; ¿por qué camina tan raro, acaso no le estaban dando clases de pasarela?; si hubieran esperado dos años más, estaría entre las favoritas; ya se ve muy mayor al lado de las otras…

En fin, son un sinnúmero de situaciones para análisis de calle tales como: ¿acaso los comités departamentales no tienen unos parámetros ya establecidos con respecto a la estatura, edad y posibles futuras representantes de sus departamentos? ¿Las selecciones no son tan estrictas con el tema del peso, la celulitis y demás?, ¿no hacen que los jurados les resten puntos a la hora de ser elegidas, o es que cómo estaban las otras? ¿Qué pasa con la cultura del deporte y la sana alimentación en nuestra juventud? Dos o tres meses parecen ser insuficientes como tiempo de preparación para unas reinas que, en algunos casos, nunca les había pasado por la cabeza serlo.

En verdad, los análisis individuales son respetables y, en ocasiones, creería darles la razón. Qué mejor que a nuestras adolescentes les enseñaran los parámetros fundamentales de una buena alimentación (una proteína con cada comida), aprender a leer las etiquetas en la composición de los alimentos que se compran en el mercado, tomar abundante agua para mantenerse bien hidratadas, aplicar cremas hidratantes mañana y noche en la piel para que cuando se produzca un crecimiento importante esta no se llene de estrías.

Es importante practicar ejercicio, por lo menos entre uno y tres días a la semana para mantener tonificados los músculos y prevenir la flacidez, aplicarse protector solar de forma rutinaria entre dos y cuatro veces al día, utilizar jabones adecuados para el baño corporal diario. Solo con estas cosas simples se tendría la cura preventiva ante muchos de los comentarios incómodos que algunas tienen que sufrir en carne propia, y serviría para generar un aspiracional colectivo y ser un ejemplo para futuras generaciones de reinas. Y ante las cirugías, ratifico lo dicho: siempre que están bien hechas, no son notorias y, por el contrario, resaltan la belleza.

Mi grupo de finalistas son: Valle, Norte de Santander, Guajira, Huila y San Andrés. Como opcionadas fuertes, Cartagena, Meta y Cesar.

¡Suerte! y que gane la que mejor lo haga, ya que todas tienen posibilidades.

 

últimas noticias

Cajas de sorpresas

El rejuvenecimiento vaginal no es seguro

¿Por qué las mujeres sufren más de migraña?