Alan González, visión de cirujano

Minicromos cumple 40 años, toda una vida de imágenes de la belleza colombiana, con sus formas y proporciones comprendidas o incomprendidas, con fotografías que dan fe de la belleza natural, como les gusta a algunos, así como de la “hecha en el quirófano”, como les gusta a otros.  

A esta cuarentona no le pasan los años, solo las imágenes con alto contenido emocional, el testimonio de la transformación de la belleza. ¿Será que alguien hace cuatro décadas se habría ocupado en preguntar si las candidatas tenían cirugías o no? ¿Habría alguien evaluando narices respingadas, senos desproporcionados, cinturas de reloj de arena, los moretones y la celulitis dejados por algunos tratamientos estéticos cuya indicación no está muy clara? Y ni hablar de los rellenos en los glúteos de algunas candidatas, o –como vemos lastimosamente– en las caras de algunas reinas queridas por todos los colombianos.

En las características de la belleza podemos observar que la tendencia es hacia lo natural, a resaltar las proporciones y los rasgos. Los volúmenes están quedando en un segundo plano. No hace falta para destacarse un pecho grande y redondo, unos glúteos voluptuosos o una cintura de avispa, así como tampoco labios voluminosos ni perfiles perfectos. La belleza es armonía en las formas y este año con mayor acento que en los pasados: si es delgada o gruesa no importa; lo fundamental es el manejo integral de belleza física, actitud-aptitud y, por supuesto, la capacidad de comunicar y transmitir esa belleza, y la buena disposición hacia los demás. También la preparación psicológica es muy importante, sobre todo para asumir la interpretación subjetiva de jurados y fanáticos. Se debe estar preparada porque la cuenta de cobro se la pasarán los miles de colombianos que esperan ansiosamente cada año ver la belleza de nuestras mujeres y se llevan en ocasiones tamañas sorpresas al ver no sólo cirugías regularmente practicadas (casi siempre, por no decir siempre, negadas), candidatas perversamente asesoradas o elegidas por “compromiso” como pareciera en algunos casos.

Empezó el Minicromos, con el mejor de los augurios para todas las candidatas. Vienen los mejores momentos del año para refrescar la mente con tanta belleza y prepararse para un noviembre lleno de alegría, felicidad y nueva reina. Este año trae consigo también la belleza de las regiones. En este grupo, Huila ofició como anfitriona y nos mostró por qué es uno de los departamentos con más riqueza cultural, natural e histórica. Desde mi punto de vista, la tarea de las candidatas en este mes que queda debe centrase en:

Tolima Karol Ximena Quintero Armonizar la cintura y cuidar más la piel de la cara.

Huila Lorena Hermida Buena figura y buena estatura. Rasgos fuertes.  Debe trabajar más la cintura y los glúteos.

Sucre Andrea Peñuela La tonificación corporal es la meta. Hay algo en el perfil facial que debe revisarse.

San Andrés Laura Archbold Trabajar la pantorrilla, definir un poco más el abdomen y mejorar la posición al pararse. Resalta la belleza de su mirada.

Quíndio Ana María Ospina Tonificar piernas y glúteos, así como mejorar la piel para recuperar la firmeza.

Antioquia Laura Trujillo Evaluar la posición de las cejas que le hace ver una mirada cansada; trabajar glúteos y la proporción cintura-cadera.

Córdoba Lizeth Paola Cueter Mejorar la expresión de la mirada en relación con las cejas para mejorar su proporción. Unas libras de menos sería ideal.

Guajira Daniela Vega Seguir trabajando para desaparecer la celulitis en pequeñas zonas, así como tonificar los muslos. Buena forma corporal.

 

últimas noticias

Opciones para ser expertos en cocina

Beneficios de la vela de soya

El chile: el rey de la comida mexicana

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano