Las cinco

Por: Diana Montoya
Las cinco

Me encargaron esta columna para escoger a cinco niñas. Pero yo voy a escoger veinte. Veinte jovencitas lindas y con muchas ganas de hacer las cosas bien, que dejaron temporalmente sus estudios y actividades para comprometerse a representar a su departamento, y cumplieron. Que se esforzaron por mejorar, por corregir errores, por aprender y dejar huella en esta edición del concurso de belleza. Por entusiastas, por invertirle tiempo, dinero y esfuerzo a un tema más exigente de lo que muchos creen. Me merecen respeto y admiración y las escojo para desearles lo mejor en sus proyectos futuros y para que recuerden que el solo hecho de haber pasado por aquí, como diría una típica "frase de reina", les permitió ganar mucho. Y ahora me encargo de las cinco restantes, que son las que, considero, van a enfrentar el reto de competir por la corona de Señorita Colombia.

Chocó Lina Marcela Mosquera Ochoa Desde el principio me gustó. Su figura es imponente y su forma de ser, encantadora. Con la seguridad que le dan sus 1.80 de estatura, resulta arrolladora a la hora de caminar, de moverse entre la gente. No hay manera de no mirarla. Es una negra muy orgullosa de su raza, con una manera de expresarse y una sonrisa pícara que cada vez explota mejor. Su belleza exótica destacaría en Miss Universo. Puede ser la segunda corona negra del país.

Valle Stephanie Garcés Aljurer Es imponente en pasarela y aunque tiene más de modelo que de reina, no se ve posuda y tiene todas las cualidades para estar entre las cinco. Se destaca por su madurez. Es una mujer completa que sabe que la inteligencia no se ve en las fotos y por eso la muestra al hablar. Opina, tiene carácter, y como conoce bien su rostro y sabe que sus facciones son fuertes se encarga de cada detalle de su maquillaje y arreglo. Sabe cómo lucir más suave en cámara, lo cual le da mayor seguridad. Es fina, sofisticada. Quizás su belleza es más internacional que colombiana, pero vamos para Miss Universo, ¿no?

Norte de Santander Ina Andrea Ontiveros Casas Su rostro es uno de los más bellos del concurso. Sus ojos verdes son tan expresivos que con la mirada puede conquistar a cualquier jurado, como ha conquistado ya a los cartageneros. Además, tiene una sonrisa que desarma a cualquiera. El cuerpo es proporcionado, le ha sentado bien el ejercicio que hizo en los últimos días y está más tonificada. La siento segura y confiada y tiene por qué. Se expresa bien, charla delicioso y eso les gusta a la prensa y a los jurados internacionales. Pero sobre todo, está enfocada. Quizás su carrera de química tenga que esperar un año.

Cundinamarca María Jimena Escobar Fuenmayo Me gusta su versatilidad. Puede verse elegante y glamurosa, sofisticada y sencilla (muy Jackie O, muy Jacqueline Bisset), o tener un look completamente opuesto, sensual y arrollador, si se quiere. No muchas caras como la de María Jimena aguantan un pelo recogido y pocos accesorios. En un grupo de bellezas del mundo, con sus rasgos y su cuerpo caderoncito de cintura pequeña, se va a ver muy latina. Proyecta cada vez más seguridad, está más fuerte que al principio, más en su papel. Nunca quiso ser reina, un día le dio por esas para experimentar... y como van las cosas, el experimento le puede durar bastante más de lo que ella misma pensaba.

Sucre Andrea Lilian Tirado Reina El día que conversé con ella por primera vez, puse en mi libreta de notas: "Me gusta". Y ahora me gusta más. Es la mejor de las costeñas, una morena cuya belleza impacta, con una boca grande y una sonrisa que conquista. Sus piernas largas y torneadas estilizan su figura y es una mujer con una mezcla interesante de los distintos tipos de belleza de nuestro país, por lo que representa a cabalidad a la mujer colombiana. Natural y espontánea al hablar, pícara y carismática, tiene el desparpajo de su tierra y eso le da confianza en sí misma y frente a las demás, aquí y en un concurso internacional.