El juego del reinado

Aquí están las finalistas de Juan del Mar.

Lo primero para ser reina es creérselo, aceptar un cambio en la vida cotidiana, y dar un salto que no tiene regreso porque se llega a un lugar donde la niña se hace mujer, donde se va a competir, a aprender, a ser observada, criticada y juzgada.  

La formación que se tiene, la inteligencia, la personalidad, se juega en un espacio de culto al ejercicio, a la belleza, al dominio de la pasarela y de sí mismas.

La belleza es una realidad, una imagen o un ideal que despierta los sentidos, las pasiones, el gusto y el placer visual, estético.

La mujer que asume el reto del reinado se convierte en la exponente de mezcla racial de su región; expresa sus características ancestrales y la influencia del entorno natural que la nutre al crecer.

Mis favoritas son Bolívar, Guajira, Antioquia, Cundinamarca y Risaralda, tres regiones de este país multiétnico.

Bolívar

Natalia es una mujer que a simple vista destaca del resto de sus compañeras por su porte, elegancia, clase y un carisma innato difícil de superar.

Guajira

María Rita desborda identidad regional y una actitud positiva que imana con su presencia. La autenticidad es su gran atractivo.

Antioquia

Macri Elena es tan linda y armónica que hace que uno ignore su estatura. Posee además esa dulzura paisa que cautiva.

Risaralda

María Alejandra es una chica angelical y dulce, con linda figura, ritmo y vivacidad en sus ojos. Irradia ternura.

Cundinamarca

Carolina es magistral en la pasarela, tiene oficio, con su figura y seguridad seduce y deslumbra.

Temas relacionados