Grupo de contrastes

Por: Diana Montoya
Grupo de contrastes

Qué difícil debe ser estar en el jurado, sobre todo cuando hay bellezas tan distintas y las diferencias de cada región hacen pensar cuál se vería más colombiana. A dos semanas del Reinado, prefiero percibirlas más como mujeres integrales que como sólo "beldades".

San Andrés Hannia Yihan Gallardo Harb Es la típica estudiante que cumplirá con su departamento. Es amable, tiene gracia, pero no mucho más. No le favorece su estatura ni tomarse demasiado en serio el tema de "ser reina". Porque como dicen "lo importante no es ganar, sino participar" y en la medida que lo aplique, se puede gozar esta experiencia, y que, como ella misma me dijo, se le convierta en "una herramienta para la vida".

Sucre Andrea Lilian Tirado Reina Aunque joven es bastante madura en sus conceptos y opiniones. Destaco la lozanía de su piel trigueña y una boca hermosa, seductora. Fresca y relajada al hablar, demuestra las ganas de hacer un buen papel, pero sobre todo, de aprovechar cada minuto de esta experiencia, de conocer, de explorar, de vivirlo. Puede dar sorpresas...

Huila Ángela María Rojas Morera ¿Han visto una barbilla irresistible? Se las presento. Es una muñeca. En ella, menos es más. Alta y de abdomen envidiable. Es carismática, y si la prepararon para lidiar con medios y columnistas, muy bien porque no se nota. Buen lenguaje no verbal. Ya ejerce como Señorita Huila y su título le abrió las puertas a su proyecto de brigadas de salud en su departamento. Una sicóloga que sabe moverse y no pierde el tiempo. ¿Primera corona opita? Puede ser...

Valle Stephanie Garcés Aljure Es una mujer grande, en todo sentido. Su estatura y espigada figura impactan, pero es más un tema de actitud; entiendo por qué la ven más modelo que reina. Bastante madura, habla con seguridad, se expresa bien sin ser posuda. Sabe que el reinado es clave en su carrera de diseño de modas, pero si no es Señorita Colombia. La sonrisa es su mejor arma para suavizar sus facciones fuertes.

Bolívar Karen Margarita Bray Vergara Es alegre y jovial. Habla sabroso y se expresa con naturalidad. Su pelo negro (color natural) enmarca una cara graciosa y una sonrisa pícara. No necesita mucho maquillaje para un buen registro. Disfruta representar a su departamento, del cual además conoce bastante. Le tiene sin cuidado medir 1.67, porque "puede haber una de 1.90 apagada, y yo me puedo ver más alta que ella". ¡Esa es la actitud!

Caldas Marcela Muñoz Vargas Irradia sensualidad. Muy coqueta con la cámara, le luce. Conoce el efecto que producen sus ojazos verdes y lo aprovecha. Aguanta estar "carilavada". Su cuerpo es proporcionado; no tiene reparo en mostrar la cicatriz que le dejó un accidente y tampoco en contar que pasó por el quirófano de apenas 15 años. ¡15! Tener su propio negocio le da independencia y seguridad. Aunque a veces responde lo "políticamente correcto", se nota su esfuerzo por expresarse bien. Muy, muy sexy.

Antioquia Verónica Velásquez Gómez Quizás el novelón de su elección, con destituciones y chismes, la motivaron a prepararse para demostrar que merece estar aquí. He ahí el problema: está demasiado preparada, en exceso. Es alta, simpática y refinada. En conjunto bien, pero reitero, demasiado preparada. Responde lo que toca, está informadísima, políticamente correcta, diplomática, no tiene una palabra fuera de lugar. A los 20 años hay que irradiar frescura, ser menos producto perfecto para reinado. Si se despoja un poco de todo eso, será un éxito.

Amazonas Paula Alejandra González G. Es desenvuelta y simpática. Su madurez es producto de una vida familiar fuera de lo común, y algunas experiencias difíciles, pero enriquecedoras. Por eso ve esta experiencia como lo que es: oportunidades para crecer. De cuerpo armonioso; en su rostro destaco su nariz y su sonrisa, sin embargo hay algo que no me convence pero no sé bien qué es. Tiene los pies en la tierra. ¡Bien por Amazonas!

Risaralda Jeny Maritza Guzmán Tamayo Medidas "perfectas", figura proporcionada y cero cirugías, punto a favor. Inspira ternura, pero pónganle el tema de los derechos humanos y las leyes, y se le sale lo abogada. Cree firmemente en los valores y la formación, en la justicia. Su cara dulce contrasta con sus fuertes convicciones. Podría parecer hasta ingenua. Sabe que no ganar no es el fin del mundo, más bien, un paso para sacar adelante sus proyectos de trabajo social.