Me quedo con mi negra chocoana

Por: Diana Montoya
Me quedo con mi negra chocoana

"Todavía se me hace muy extraño tener esta corona encima", dijo la nueva Señorita Colombia, y yo la entiendo. Porque aunque me parece una mujer bella e inteligente, armoniosa y de lindo registro, no me parecía la reina. Yo me quedo con mi negra chocoana que sé que en Miss Universo habría causado sensación y que a mi modo de ver, representa más a la mujer colombiana. Pero claro, el jurado internacional quedó fascinado con la cultura, la desenvoltura y el mundo que tiene la payanesa, que en una entrevista, hay que reconocerlo, está sobrada. ¿No valdría la pena pensar en incluir al menos un colombiano en el jurado? La reina tiene cancha y experiencia por haber vivido y estudiado fuera del país, quizás fue eso lo que le faltó a la Señorita Chocó. A mí particularmente me sorprendió lo que ocurrió con Michelle (hasta el nombre es internacional), cómo se metió en la contienda en la última semana. Siempre la vi serena y tranquila, como si no fuera una competencia, como si no se creyera el cuento; no le veía actitud triunfalista, aunque sí de participante comprometida, pero no más. ¿Sería justamente eso? Puede ser. Y sin duda, gran favor le hicieron las extensiones del pelo, que le dieron un look más juvenil, que no tenía cuando la vi en el Minicromos. Me alegro por ella, por el departamento del Cauca, pero reconozco que no me lo esperaba.

Hace mucho rato el resultado final del concurso no había sido tan impredecible. No había una superfavorita ni una indiscutible ganadora. Por eso el despiste de todos -incluso bien avanzada la velada de elección y coronación- era total. Hubo un grupo de unas siete que se destacaban, se sabía que ahí estaba la reina, pero nadie podía apostar su fortuna a una sola. Pero si el objetivo era darnos una sorpresa, lo lograron. Sin embargo, hubo más, como por ejemplo el bajo puntaje de la Señorita Valle después del desfile en traje de gala (un vestido que no le hizo justicia al cuerpazo que tiene) y lo mucho que subieron en los últimos días Cauca y Amazonas, para quien fue definitivo el desfile en vestido de baño el domingo pasado. El mismo que le hizo daño a Cundinamarca, quien estuvo dentro de las opcionadas desde el principio y al parecer le quedó grande la pasarela. Aunque caminó mejor en la ceremonia, no se veía segura. Sorpresa, Quindío entre las 10. Y a propósito: ¿cómo es posible que le hubieran dado el mismo puntaje que a Valle en vestido de baño? Me perdonan pero ahí sí que no los vi nada acertados.

Bien por Cartagena, que se metió en las 10; me gusta porque es reina de barrio, étnica, nativa, pícara. La más constante desde que comenzó el concurso fue Chocó, quien se lució en la pasarela con su traje de gala blanco, hermosa... Tiene porte, gracia y se lanzó a cambiar varias veces su peinado, cosa que no hicieron otras... como Cauca. Tuvo una buena respuesta, pero no le alcanzó y lo lamento. La nueva Señorita Colombia es más sofisticada y más fina, más "internacional". Creo sin embargo que su belleza clásica no va a destacarse junto a una sueca, una danesa, una noruega o una gringa. Y aquí la frase de cajón: "Ojalá me equivoque". Valle debió estar entre las cinco. Es un mujerón. Pero entró Bogotá, desparpajada, segura, contestó perfecto y el vestido rojo la hizo ver muy sofisticada, y no entendí por qué no entró Norte de Santander, el rostro más bello del concurso.

Ahora, Antioquia se metió en las cinco a pesar del vestido. Un verdecito ahí sin gracia, que por fortuna no opacó su cuerpo y su desempeño en pasarela, donde subió puntos. Capítulo aparte merece su respuesta, que sí fue la mayor sorpresa y pasará a la historia del concurso: esta niña estaba preparadísima, incluso yo misma dije en su momento que demasiado, que respondía perfecto y tal. Y de pronto... sale este enredo de "hombre con hombre, mujer con mujer y al contrario y al revés y viceversa".... ¡Por Dios! ¿Qué pasó? ¿Pánico escénico? ¿Quién la asustó? ¡Qué pecaíto! Eso pasa justamente por ser políticamente correcta y querer quedar bien con todo el mundo, con el hombre, la mujer, el gay, el feminista, el machista, pueblos, veredas y la comunidad internacional etcétera... terminó dando una orgirrespuesta que nunca vamos a olvidar.

Lo bueno de esa respuesta fue que, aunque desafortunada para ella, logró arrancarnos risas en una ceremonia plana, deslucida y poco alegre, producto, entre otras, de un cambio de auditorio que no funcionó muy bien y las restricciones a las comitivas que estuvieron muy apagadas. Ni los talentosos Rosario y Antonio Carmona con su "casa en el aire" lograron prender al público, que tampoco se animó mucho (y con razón) a cantar la misma canción de las flores de Fanny Lu que están cantando hace más de un año. De esa y otras "perlas" queda mucho por decir, ya será en la siguiente columna. Por ahora, "habemus reina", preparada y bella, y tenemos una virreina sencillamente espectacular.

 

últimas noticias

Opciones para ser expertos en cocina

Beneficios de la vela de soya

El chile: el rey de la comida mexicana

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano