Comadrean sobre el reinado

Distraídas, como siempre, las bicentenarias se olvidaron de las favoritas y prefirieron especular acerca de los orígenes del traje de fantasía.

–Oites Tola, vos que sabés tanto, ¿cómo empezó el reinado de Cartagena?

–Lo inventó Blas de Lezo en 1737.

–¿Blas de Lezo? ¿El mismo de esa estatua que hay en Cartagena que se la están robando: le falta una pierna, un brazo, un ojo?

–No, montañera... No se la están robando, lo que pasa es que a don Blas le faltaban esas piezas del cuerpo porque las había perdido en distintas batallas.

–¿O sea que don Blas de Lezo no salió ileso?

–Don Blas salvó a Cartagena de muchas invasiones piratas y se amañó en la ciudá y se quedó a vivir… Pero un guerrero como él no se podía estar quieto y en el bochorno de las tardes costeñas empezó a ir al costurero de doña Tera.

–No fregués Tola, no me salgás con que don Blas, semejante macho, se puso a bordar… Hum, con razón le decían Mediohombre.

–No boba, le decían así porque le faltaba medio cuerpo…En todo caso don Blas resultó un diseñador de modas el berriondo y fue el que trajo al país las sedas, los terciopelos, los canutillos, los brocados, las lentejuelas, los flecos dorados y demás bisuterías… Y resulta que en el costurero tomaban chocolate con parva y una tarde ocurrió un inconveniente: una de las señoras llevó por equivocación unas galleticas de maracachafa que agarró de afán del nochero de un sobrino.

–¡Virgen del Carmen! ¿Se trabaron todos en el costurero?

–Y en medio de la traba empezaron a agregarle a los vestidos cuanto perendengue se les ocurría y así inventaron los “Trajes de fantasía”. Y como no sabían qué hacer con esos vestidos, que a nadie le interesaban por pesados y estorbosos y calorosos y caros, entonces a don Blas se le ocurrió hacer un reinado de belleza.

–Y claro, doña Tera le alcagüetió.

–En ese primer reinado la representante por Cartagena iba a ser la india Catalina, pero doña Tera la descalificó porque la india había posado en taparrabos pa un calendario.

–Ah, ¿el calendario Azteca?

–Es corriente… Pero ese primer reinado no se pudo hacer finalmente porque el presentador de la Noche de Coronación, Jairo Alonso, no había nacido.

–¿Y entonces cuándo lo retomaron?

–Lo volvieron a hacer en 1933 y quedó de reina Yolanda Emiliani Román, que duró con la corona 13 años…

–¿Se hizo reelegir? ¿Era familiar de Álvaro Uribe?

–No se pudo hacer reinado en esos años por la Primera Guerra Mundial, porque los alemanes hundían todos los barcos que venían con cosméticos.

–Ay Tola, vos como sabés de reinas.

–Es que yo fui reina.

–¿Vos? No te puedo creer… Uno te mira y jamás pensaría que alguna vez fuites agraciada.

–Es que antes la belleza era distinta, contaba mucho el carisma…Yo fui reina de la Simpatía porque yo era muy simpática y mantenía riendo… Fui reina de la vereda Sapo Hermoso de Yolombó, Antioquia.

–Pero en esos reinados cívicos no ganaba la más bonita sino la que más plata recogiera.

–Hacíamos las famosas “cantarillas”, que eran rifas de cosas como un pan en forma de cocodrilo.

–¿Un pan con la cara tuya?

–Dejá de poner sebo… Mirá Maruja, la verdadera belleza va por dentro.

–En tu caso, bien adentro.

–La belleza es superficial.

–No hablés pajarilla, Tola…Puede que la belleza sea superficial pero la feúra se ve hasta el tuétano.

Temas relacionados