Zumthor, el mejor arquitecto del mundo

El suizo Peter Zumthor ha dedicado 30 años de su vida a a crear obras menos racionales. El 29 de mayo recibirá el premio Pritzker, equivalente a un nobel de literatura

Su amor por el diseño lo heredó de su padre, un ebanista de quien aprendió a construir muebles, sillas e incluso sus propios juguetes. Quienes lo conocen dicen que de ahí viene su genialidad en el uso de la madera, materia prima de sus construcciones desde hace 40 años, y con la que ha dejado en claro que a la hora de integrar su trabajo con el paisaje urbano es quien manda la parada.

Sin embargo, la fama para Peter Zumthor es sólo un accesorio, por lo que todo su trabajo lo planea desde su casa en Haldenstein, un pueblo alpino que no llega a los 1.000 habitantes. Desde ahí defiende su posición de que la arquitectura surge de la emoción y no de un proceso intelectual. Se define a sí mismo como un "autor-arquitecto" que se niega a hacer una rueda de prensa cada vez que pone una piedra, y a construir centros comerciales por más plata que le ofrezcan.

Su fama de testarudo romántico no ha sido impedimento para recibir el premio Pritzker 2009, considerado el más importante de la arquitectura mundial, un trofeo que han ganado genios de la talla de Philip Johnson, Frank Gehry, Oscar Niemeyer y Zaha Hadid. "Tiene un extraño talento que combina un pensamiento claro y riguroso con una dimensión realmente poética, el resultado son trabajos que nunca dejan de inspirar", dijo Thomas J. Pritzker, de la Hyatt Foundation, que desde 1979 financia este reconocimiento dotado con 75.000 euros. Zumthor lo aprovechará para seguir creando obras funcionales y que cumplan un propósito: "Quisiera devolverle a la arquitectura su función primitiva, esencial, de servicio para el hombre".

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Cajas de sorpresas