La sombra del Presidente

No cualquiera se da el lujo de tener acceso al hombre más poderoso del mundo y menos de estar con él día y noche, a toda hora, hasta casi convertirse en su sombra.
La sombra del Presidente

Son pocos, en realidad, los que pueden entrar y salir cuando quieran de la Oficina Oval, el despacho del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Uno de ellos es Pete Souza, el fotógrafo oficial del gobernante y además director de fotografía de la Casa Blanca.

Su trabajo no es nada fácil. Para ir más allá del cerrado protocolo y lograr captar al presidente en sus momentos de ocio, ambos –mandatario y fotógrafo– deben desarrollar una confianza a prueba de todo. Y Souza se la ha ganado a punta de talento y trabajo duro: 50 años después de haber sido fundada la oficina de fotografía en la Casa Blanca –la inauguró el presidente John F. Kennedy–, él es el único fotógrafo que ha trabajado para dos mandatarios. Así, pues, las rutinas de Ronald Reagan, a principios de los ochenta, y ahora la de Barack Obama, han sido registradas por el lente de este hombre de origen portugués nacido en Massachusetts.

“La parte más importante de mi trabajo consiste en crear un gran archivo fotográfico que perdure en la historia”, dijo Pete en una entrevista reciente. Porque, más allá de las fotos de rigor sobre eventos, cumbres, reuniones y visitas ilustres, su verdadero reto es documentar esos pocos instantes en que el presidente se muestra como una persona normal: como cuando aparece solo practicando baloncesto; como cuando se relaja con su comitiva a bordo del Air Force One; o como cuando corre por los pasillos de la casa blanca en compañía de su perro Bo.

Por supuesto, la confianza no es lo único que acredita a este experimentado fotógrafo: graduado cum laude de periodismo en la Universidad de Boston, con una maestría en Comunicación de la Universidad de Kansas, ha publicado fotografías en medios tan importantes como Time, National Geographic, Newsweek, Chicago Tribune y Fortune. De manera paralela, ha sacado al mercado dos libros sobre el presidente Ronald Reagan (uno de ellos es un sobrio reportaje gráfico sobre su funeral en 2004); uno más sobre los infantes de marina en Estados Unidos, y un reportaje con fotografías exclusivas de la campaña presidencial titulado El ascenso de Barack Obama. El libro, un rotundo éxito, estuvo en la lista de los más vendidos del New York Times durante cinco semanas.

En la actualidad, Souza cuelga las fotos oficiales de la Casa Blanca en Flickr (www.flickr.com/photos/whitehouse) donde se puede ver una muestra del día a día que vive el presidente. Pete, que conoció a Obama cuando aún era senador, considera que de todos los exfotógrafos de la Casa Blanca su modelo es Yoichi Okamoto, quien trabajó para el presidente Lyndon B. Johnson a principios de los sesenta. Ambos lograron acceder sin problemas a los mandatarios y consiguieron ganar la confianza de dos de los hombres más influyentes del mundo. Algo que no es nada fácil. Si no que lo diga Ollie Atkins, fotógrafo de Richard Nixon, quien casi nunca pudo acercarse al presidente y todas sus fotografías debieron ser aprobadas por la oficina de prensa.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente