¡Ahí están pintados!

Una de las ventajas de ser famoso es poder satisfacer sus caprichos. Si no, que lo digan estos cinco personajes, que se han creído el cuento de que son artistas, al punto de exponer y vender sus obras a precios absurdos.
¡Ahí están pintados!

Sylvester Stallone (actor)

Los que pensaban que las manos de Sylvester Stallone solo servían para dar puños y disparar armas, no lo conocen tan bien como aseguran. A sus 64 años, el protagonista de Rocky y Rambo muestra un lado más sensible con la exhibición de 30 cuadros en la galería Gmurzynska, en Suiza. Colores fuertes y una gran influencia del expresionismo abstracto sustentan lo que el propio actor describió como 35 años de carrera pictórica. Lo más impresionante fue el valor que obtuvo cada pieza: 40.000 dólares. La exhibición, que se dio como consecuencia de una pequeña muestra en el Art Basel de Miami meses atrás, significa mucho para Stallone porque en esa misma galería expuso Fernando Botero, de quien el actor se declara un fiel admirador y es propietario de varias de sus obras. No le va nada mal a Stallone como pintor, si se tiene en cuenta que solía regalar sus cuadros a sus amigos y familiares.

Marilyn Manson (cantante y compositor del género Metal)

“La edad dorada de lo grotesco”. Así bautizó el cantante su primera exhibición de arte, en 2002. Desde ese momento sus cuadros han dejado de ser algo personal para ser compartidos con cientos de seguidores, que vieron cómo la oscuridad de sus canciones también se refleja en sus pinturas. Aunque hay quienes consideran que sus acuarelas no pueden ser tomadas en serio, famosos como Nicolas Cage y Jack Osburne hacen parte de la lista de compradores habituales. Manson alcanzó a vender una de sus obras en 105.000 dólares.

Dolly Buster (productora y actriz de cine porno)

El erotismo y las mujeres son los temas centrales de la muestra de la antigua reina del cine porno, Dolly Buster. Una prestigiosa galería de arte de la ciudad alemana de Furth, le recibió sus trabajos. ¡Y se los vendió! La checa, de 41 años, dice que sus cuadros son el equilibrio entre arte y erotismo. Ha sido tanto el éxito de las pinturas, que los precios oscilan entre los 3.000 y 4.000 euros. Claro que ella asegura que, más que un trabajo, es una afición que la relaja y con la que puede expresarse. Después de protagonizar más de 50 películas porno en los años ochenta, hoy sigue enloqueciendo a más de uno con sus desnudos en papel.

 

Pete Doherty (vocalista de la banda Babyshambles)

Acuarelas, carboncillo y pasteles no hacen parte de la lista de materiales que el cantante Pete Doherty utiliza a la hora de pintar. Para el vocalista de Babyshambles no hay nada mejor que usar su propia sangre para plasmar su creatividad en un lienzo. Aunque suene desagradable, Doherty logró exhibir 14 de sus obras en una galería de Notting Hill en Londres en 2007. Como era de esperarse, le llovieron críticas. Algunos compararon su trabajo con el de un niño de cuatro años que solo utiliza su sangre para llamar la atención. Aún así todas las obras fueron vendidas y el recaudo rondó los 800.000 dólares.

James Franco (actor)

El actor de 127 horas es un amante de la pintura, afición que –asegura– heredó de su abuela, quien le enseñó a trabajar con óleo y acrílico cuando era pequeño. Los que han visto su trabajo coinciden en que ese niño se ha negado a crecer y que ésa es, precisamente, la clave de su éxito. Pinturas sencillas, divertidas y con cierto sentido del humor se han exhibido en el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, la galería Clocktower de Nueva York y la Peres Projects de Berlín. Su interés no es venderlas y, a decir verdad, prefiere el performance, que ha realizado incluso de la mano del director de cine Gus Van Sant.