Monserrate, destino gastronómico

El cerro ubicado en el centro de Bogotá se convierte en esta época en un buen plan para los bogotanos que no salen de la ciudad.
Monserrate, destino gastronómico

Llegar a Monserrate era más fácil hace dos años. Existían tres vías de acceso al cerro. Terrestre (por un camino de escaleras que tardaba aproximadamente hora y media en recorrerse), en funicular o en teleférico.

Hoy hay sólo dos maneras, pues el camino peatonal lleva más de dos años en reparación, por lo que feligreses y deportistas que por lo general acudían al camino de piedra para llegar hasta Monserrate, han tenido que subirse a uno de los dos medios de transporte  para llegar a la cima.

Sin embargo, Monserrate sigue siendo uno de los lugares más visitados por los extranjeros que arriban a Bogotá. Su atractivo lo componen la iglesia, la vista que se aprecia desde lo más alto de la montaña y una nueva oferta gastronómica que cada vez toma más fuerza.

El tradicional restaurante San Isidro, con 34 años de existencia, ofrece todo tipo de platos, pero su especialidad son los mariscos, el pato, el conejo y las carnes. El ambiente que se percibe en el lugar es colonial y muy romántico, velas, lámparas a medio encender y paredes con la huella del hollín que las convierte en enigmáticos cimientos.

Una práctica muy especial se ha instaurado en la cava de este restaurante. Novios enamorados acuden a la pequeña construcción de madera para proponerle matrimonio a sus parejas. El plan empieza con la llegada desprevenida de la novia a la cava, en compañía de su novio y el cómplice somelier de San Isidro.  Es él quien se encarga de dirigir todo el plan. Lo primero que observa la novia al entrar a la cava son las fotos de la pareja en un pequeño televisor. Después el somelier abre una botella de vino previamente escogida y finalmente el novio confiesa su intención. El plan ha tenido tanta acogida que se reciben diariamente tres reservas con el mismo fin.

A unos cuantos metros de este sitio se encuentra el Restaurante Santa Clara, famoso por sus onces santafereñas, chocolate, colaciones, mermelada, tamal y queso.  El sitio ofrece desayunos y almuerzos todos bajo la oferta gastronómica capitalina.

Próximamente se inaugurará en la planta baja del restaurante un café que ofrecerá platos y postres desde $6.000. Además tendrá una pequeña boutique donde se venderán recuerdos o suvenir colombianos. Un lugar pensado para los extranjeros que llegan hasta Monserrate y quieren irse con un recuerdo del país.

Si su plan es quedarse en Bogotá o si más bien la capital es su destino elegido para Semana Santa, o simplemente quiere alejarse un rato del trancón y el caos bogotano Monserrate puede ser una buena opción.