Publicidad
Carlos Torres / 15 Jul 2016 - 5:24 p. m.

"Se puede hacer política después de haber empuñado las armas", Antonio Navarro Wolff

Al senador pastuso no le tiembla la voz para defender la paz con las FARC.

Carlos Torres

"Se puede hacer política después de haber empuñado las armas", Antonio Navarro Wolff
"Se puede hacer política después de haber empuñado las armas", Antonio Navarro Wolff

La vida de este profesor de ingeniería que militó en el M-19, firmó la paz y la constitución del 91, es ejemplo vivo de que en Colombia se puede hacer política después de haber empuñado las armas. 

El senador pasó por nuestra tómbola y esto fue lo que nos contó: 

 

¿De qué país viene el apellido Wolff? 

El apellido es de una familia alemana que llegó a Colombia en 1879.

 
¿Qué lo pone de mal genio? 
 
La impuntualidad, aunque no demasiado.
 
 
Y una página de su vida fuerte e inolvidable
 
Varias. Una: cuando me amputaron la pierna con anestesia raquídea. Me di cuenta de todo. Otra: cuando firmé la Constitución, el 4 de julio de 1991.
 
 
¿Qué le hubiera pasado a Antonio de hacer la guerra en la ciudad en vez de hacerla desde Tierradentro, Cauca?
 
Como le pasó a tantos de mis amigos, no estaría aquí contando el cuento.
 
 
Una anécdota junto a Carlos Pizarro, siendo compañeros de ideas. 
 
En 1989 se cayó lo que habíamos acordado con el Gobierno. Carlos me propuso que saliéramos a las calles, pues teníamos lo mas importante: el apoyo de la gente.
 
 
El objeto más preciado que conserve de sus días de guerrillero. 
 
La prótesis de mi pierna izquierda.
 
 
Usted hace rato le dio el Sí a la paz. ¿A qué le daría hoy el No?
 
Definitivamente No a más guerra. ¡Ni de vainas!
 
 
Un valor que rescataría de las FARC
 
Su organización. 
 
 
¿De qué color es la guerra? 
 
Negra, por la muerte.
 
 
¿Qué extraña de su paso por las aulas como profesor de Univalle?
 
Las clases mañaneras de Fortran IV, el lenguaje de programación de computadores para ingenieros.
 
 
Si volviera a ser revolucionario, a quién le tendría más temor: ¿A Uribe o a Turbay Ayala? 
 
¿Temor? Si lo que no tiene uno de rebelde es eso.
 
 
Un refugio en el que encuentre soledad y paz. 
 
En mi cama, bien cobijado.
 
 
¿Qué información se ha encontrado de usted en Google que la haya sorprendido? 
 
No me busco. Busco a otros.
 
 
Un amor de la adolescencia. 
 
Una pereirana hermosa que cuando salí a bailar con ella, me mandó a la porra por tímido.
 
 
¿A quién no le da explicaciones?
 
Se las doy a todo el mundo, hasta a los tuiteros, menos a los que insultan.
 
 
Un sueño como hincha del Deportivo Pasto. 
 
La segunda estrella ¡pronto!
 
 
¿Qué le faltó hacer de joven?
 
Haber aprendido alemán. Ya es demasiado tarde…
 
 
¿A quién le hubiera llevado una serenata?
 
Les llevé serenatas a montones de chicas. Hasta una suegra me vació un balde desde un balcón porque los músicos estaban ‘jumados’.
 
 
Un libro para subrayar, rayar y releer.
 
Hoy por hoy, el Estatuto Tributario. Mejorarlo es mi trabajo en el Congreso.
 
 
De sus recuerdos, si lo obligaran a escoger uno antes de echar el resto a la hoguera, ¿con cuál se queda? 
 
Me quedo con el día que terminé mi ingeniería y me fui al grado calzando sandalias. Un acto de rebeldía.
 
 
Describa una foto que ya no tenga en su poder porque se perdió
 
La foto autografiada por Álvaro Gómez, César Gaviria y Horacio Serpa al lado del monumento de Rafael Núñez, cuando firmamos la Constitución.
 
¿Cómo aprovecha el tiempo libre?
 
En pijama, delicioso.
 
 
Un consejo para los que están de verde olivo, con la idea de hacer la revolución.
 
La revolución hoy se hace ganando las elecciones. El verde olivo a la basura.
 
 
Después de haber vivido tanto y tantas cosas, ¿qué sabor le queda en el paladar? 
 
He vivido a toda máquina, como 3 vidas en una. Valió la pena.
 
 
¿Cuándo fue la última vez que se persignó?
 
Hace tres días, en la misa del grado de mi hijo menor.
 
 
¿A qué momento regresaría para cambiar el rumbo de las cosas?
 
Con el M-19, debimos firmar la paz en 1982. Estuvimos cerca de hacerlo. Y lo que sería nuestra historia patria…
 
 
Su lado más vanidoso es...
 
Me creo bien informado y no lo estoy tanto. 
 
 
Una fórmula para conquistar a una chica
Preguntarle si quiere conocer la prótesis. Por ahí se empieza a despertar la curiosidad.

 

Un recuerdo bonito de cuando era clandestino

La foto de mi hijo recién nacido, que guardaba bien envuelta en plástico.

 

¿A quién perdonó?

A los que me tiraron la granada en Cali mientras negociaba la paz en 1985. 

 

Un talento que le hubiera gustado tener

Me hubiera encantado tocar guitarra, pero tengo oído de artillero. 

 

Foto: David Schwarz. 

 
 

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.