Helio Oiticica / Parangolé

Helio Oiticica / Parangolé

Surgió a finales de los sesenta, fruto de las experiencias de Oiticica con la escuela de Samba Estacao Primera Da Mangueira , de Río de Janeiro. Considerado por el artista como la la "Totalidad de la obra", es una fusión de colores, estrucutras, bailes, palabras, fotografías y músicas. Las obras son telas de colores que revelan sus estructuras por medio del movimiento. 

La respuesta es Brasil

 

EL GIGANTE SURAMERICANO VIVE UNA ERA DE ESPLENDOR CULTURAL Y ECONÓMICO. ¿CÓMO LO LOGRÓ?

 

Por Julio Gomes Dos Santos

 

No es sólo que, ahora mismo, sea la sexta mayor economía del mundo, por encima de Inglaterra; ni tampoco que haya sido escogida como sede del Mundial de Fútbol que se realizará en 2014, y de los Juegos Olímpicos del 2106. Es que Brasil –la potencia más importante de América Latina– está de moda: la cultura, las letras, el deporte y, por supuesto, el diseño,

andan en boca de todos. Para explicar mejor el fenómeno brasileño, CROMOS habló con Julio Gomes, exembajador de ese país en Colombia.

 

Helio Oiticica es uno de los artistas más importantes de Brasil, ¿qué representa en la escena artística del país?

Lamentablemente se murió muy joven, con apenas 43 años. Fue un artista que tuvo influencia muy importante en Nueva York, donde se concentró el movimiento vanguardista. Vivió en esa ciudad en la década del setenta, una época fascinante en todo senresLpau tido. Yo tengo un amigo que dice que de las grandes ciudades del mundo, Nueva York es la que está más cerca de Estados Unidos. Y en esta Nueva York Helio proyectó su inconformismo. Fue el nieto de un anarquista (José Oiticica) y se puede decir que era un carioca por donde se le mire.

 

Es decir, un hombre propio de Río de Janeiro. Revolucionó el arte no sólo con la pintura sino también con el cine. El arte no podía ser estático para él y, basado en las escuelas de samba, creó los famosos parangolés. Estuvo en Londres junto a los tropicalistas como Gilberto Gil, Caetano Veloso, Taiwara y tantos otros íconos brasileños que se exiliaron a raíz de la dictadura militar de entonces. Anteriormente se asociaba la imagen de Brasil con pobreza, favelas y fútbol. Ahora la gente la ve como una tierra de oportunidades, de crecimiento económico. 

 

¿Qué pasó para que hubiera ese cambio de imagen?

Desde finales de la Segunda Guerra Mundial, Brasil ha tenido un desarrollo que corresponde a su dimensión territorial, a su población, a sus recursos naturales y a su geografía. Contrario a países horizontales como Estados Unidos, Brasil tiene una extensa superficie de norte a sur que la hace dueña de una gran variedad de climas. De ahí también la diversidad

de culturas. Entonces el crecimiento es natural, es un crecimiento de adentro para adentro y no de adentro para afuera. Brasil vive un nivel de desarrollo acorde a su potencial como país.

 

¿A qué se debe que las cosas sean diferentes ahora? 

 

El país empezó a llamar la atención a mediados de los noventa. Brasil tiene una trayectoria de libre empresa desde hace muchos años. Es una nación en la que hay una armonía permanente entre la empresa y el Estado. Históricamente, nunca tuvimos una ruptura institucional que perjudicara a la empresa y eso ha contribuido a la evolución de la economía.

¿Cómo ha influido el crecimiento económico en la cultura?

 

La empresa privada que promocione la cultura tiene excepciones fiscales. Brasil, un país de casi doscientos millones de habitantes, tiene un mercado consumidor de ciento ochenta y, gracias a las políticas de agregación de los estratos más bajos, cuenta con una inserción de veinte millones de brasileños en el mercado de consumo. La clase media está en constante crecimiento. Por eso digo que es un país que se expande hacia adentro. El mercado interno es el principal competidor del mercado externo. Eso explica mucho el Brasil que invierte en cultura. En 1985 el gobierno del presidente José Sarney creó la ley de estímulos a la cultura. Y a partir de dicha ley, que se ha ido sofisticando con el paso del tiempo, se  ncrementaron las manifestaciones culturales.

 Usted habla de la inversión de la empresa privada. ¿Y la inversión gubernamental?

 

De parte del Gobierno actual se creó hace poco la política hacia la innovación, que es una política que contempla lo cultural y lo tecnológico.El Congreso creó un fondo millonario financiado por el gobierno brasileño para promover concursos y repartir becas en el extranjero. La inversión extranjera y la estatal diferencia a Brasil de sus vecinos. La clave

siempre ha sido movilización de la empresa para incentivar la cultura. 

 

¿Qué tuvo Brasil para que la FIFA y el Comité Olímpico Internacional la eligieran como la próxima sede de la Copa del Mundo de Fútbol y los Juegos Olímpicos?

 

Es importante para Río de Janeiro organizar los próximos Juegos Olímpicos. Hablando en términos estatales, Río es el segundo estado que más crece en Brasil a pesar de su tamaño reducido. Por su belleza natural y por su historia cultural, su capital es emblemática.

 

La elección como sede olímpica fue una victoria para los cariocas y para el gobierno federal, encabezado en su momento por Lula da Silva. En cuanto al mundial de fútbol, Brasil siempre ha sido candidato para organizarlo porque es el país con más

mundiales ganados y más hinchas en los estadios. La verdad no veo con sorpresa que sea el próximo anfitrión. Siempre hay acusaciones sobre obras retrasadas, pero esto también ocurrió en otros países y al final la organización llegó a buen término. ¿Qué se está haciendo desde la embajada para acercar más a Brasil a Colombia?

 

La dinámica natural de los pueblos que se interesan entre sí ocurre de modo natural. Gilberto Gil, que estuvo hace poco en Bogotá, ya vino varias veces y en la reciente Feria del Libro de Bogotá, Brasil fue el invitado de honor. La ley de la oferta y la demanda es el renglón principal del acercamiento entre dos países, ya sea en términos económicos, comerciales

y culturales. Y en los últimos años ha aumentado muchísimo entre Brasil y Colombia.La Semana de la Moda de São Paulo, modelos como Giselle Bundchen y diseñadores como Amir Slama, de la marca Rosa Cha, han hecho de Brasil un referente de moda en Latinoamérica. 

 

¿Cómo se ha logrado esto?

 

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

El rejuvenecimiento vaginal no es seguro

¿Por qué las mujeres sufren más de migraña?

Tartaletas de auyama con merengue