Trucos para retardar la aparición de arrugas

El aceite de almendras, la miel y la levadura son algunos ingredientes naturales que te podrán ayudar.¡A poner en práctica!
Trucos naturales para retardar la aparición de arrugas

El tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, dice una canción, pero ésta no puede convertirse en una sentencia para nuestra piel. Por eso es importante entender cuán efectivas son las mascarillas naturales y las cremas antiarrugas para mantener la piel lozana, no sin antes saber ante qué nos estamos enfrentando. Las arrugas aparecen por los movimientos de los músculos de la cara y existen varios tipos de ellas. Las famosas líneas de expresión son producidas por la contracción de los músculos sobre una piel que por el efecto del tiempo va perdiendo su elasticidad.

Son aquellas arruguitas que aparecen de forma horizontal o vertical en la frente, las de encima de la nariz, las indeseables patas de gallina que ‘caminan’ por el lado exterior de los ojos y las rayitas sobre el labio superior. A estas se les suman las arrugas gravitacionales, que se producen por la flacidez de los tejidos y por la acción de gravedad, y se empiezan a ver delante de las orejas, en los costados del mentón y en el cuello. Y las otras cuya denominación es más anatómica: las nasogenianas, que no son más que aquellas evidentes depresiones que insisten en acomodarse a los lados de la nariz hasta llegar a la boca.

Ahora es tiempo de actuar y conocer qué debe tener una buena crema antiarrugas. Lo principal es el colágeno, ese componente fundamental que le proporciona firmeza y sostén a la piel. Por eso, al momento de elegir una buena crema antiarrugas, se debe tener en cuenta: de dónde proviene su colágeno, la cantidad de antioxidantes que contenga, el poder absorbente, la presencia de compuestos que estimulen la producción de colágeno y finalmente, que entre sus componentes aparezcan elastina, colágeno, alantoína, vitaminas, ácido glicólico y antibióticos naturales.

Este asunto de belleza no se limita solo a los expertos y científicos. Desde siempre las abuelas han recurrido a recetas caseras para no parecer ‘tan’ abuelas. En principio, se debe comer sanamente, dormir bien y por supuesto, darse un tiempo al menos una vez a la semana para cuidarse con unas mascarillas como éstas:

 

1. Aceite de almendras:

Bata una clara de huevo a punto de nieve y agregue una cucharada de miel junto con 20 gotas de aceite de almendras. Mezcle hasta unificar los ingredientes, aplique la preparación sobre la cara y el cuello, y después de 30 minutos enjuague con agua tibia.

 

2. Miel:

Mezcle una cucharada de miel con una yema de huevo y una cucharada de aceite de oliva. Luego aplique tres capas, cada una separada de la otra hasta que se sequen. Espere 20 minutos después de la última aplicación y enjuague con agua tibia.

 

3. Levadura:

Mezcle 15 gramos de levadura fresca con: 2 cucharadas de leche tibia, para piel normal, 2 cucharadas de aceite de oliva o aceite de jojoba, para piel seca y 2 cucharadas de yogur, para piel grasa. Ponga en tres capas, cada una separada de la otra hasta que se sequen. Espere 20 minutos después de la última aplicación y enjuague con agua.

 

4. Papa:

Ralle una papa pelada y mézclela con té de manzanilla. Aplique la preparación sobre la cara y el cuello, evitando el contorno de la boca y de los ojos. Deje actuar durante 20 minutos.

 

5. Aceite de rosa mosqueta:

Lo mejor es que no hay que prepararlo. No sólo ayuda a atenuar las arrugas y las líneas de expresión, sino que además tiene propiedades regenerativas y efectivas sobre las cicatrices.

 

Foto: iStock.

Temas relacionados

 

últimas noticias