Consejos para comer bien y verse bien

La belleza no va relacionada directamente con grandes inversiones de plata. Sácale provecho a los recursos que tienes en tu casa.

La tecnología ha desarrollado novedosas formas para reducir peso, pero son pocas las personas que pueden costear los lujos que ofrecen los avances en esta materia. Por fortuna, las fórmulas caseras y tradicionales para bajar de peso son igual de efectivas, y en ocasiones más seguras que las que se ofrecen en centros de estética.

El sobrepeso se define como exceso de peso de acuerdo con la estatura de una persona. Sus principales causas son una alimentación inadecuada, sedentarismo, predisposición genética y trastornos en la conducta alimenticia.

Y aunque nos han bombardeado en los últimos años con información de cómo bajar de peso rápidamente a punta de pastillas, procedimientos quirúrgicos y sesiones especializadas de spa, la forma más segura, sana y efectiva sigue siendo una alimentación balanceada y ejercicio regular.

Los excesos siempre se acaban pagando, sobre todo en nuestro cuerpo: las vacaciones, las rumbas, el sedentarismo o las celebraciones nos sirven para distraernos, pero también para relajarnos en cuanto a la dieta y abusar de las comidas. La frustración llega cuando nos volvemos a encontrar con la báscula, después de un tiempo de relajamiento total: la mayoría ganamos kilos de más. Para reponernos de estos excesos, nada mejor que una dieta desintoxicante, que ayude a eliminar todo lo que le sobra.

Ten en cuenta los siguientes consejos:

- Come diariamente frutas y verduras frescas y variadas, al menos cinco al día, en el almuerzo y en la comida… y más si te da hambre entre comidas.

- Ingiere abundantes líquidos, principalmente agua, caldos vegetales o jugos naturales de frutas hacen que se hidrate el cuerpo.

- No deben faltar a la hora de empezar la dieta las carnes magras, los huevos y los pescados, el pan, preferentemente integral, las legumbres y los lácteos semi o descremados.

- Come cinco veces al día. Es lo más importante para recuperar el peso ideal. No te saltes el desayuno y házlo completo (pan, leche, frutas), una media mañana ligera con frutas; al almuerzo y la comida elige alimentos bajos en grasa, mucha verdura y evita los dulces.

Hábitos saludables

- Evita en lo posible las gaseosas, el vino y la cerveza. Es recomendable reemplazar las salsas y vinagretas artificiales por el aceite de oliva y limón.

- Después de comer, tómate un té verde para ayudar a la digestión. No esperes a sentirte lleno. Prefiere la sensación de quedar satisfecha después de la comida, pues esto indica que comiste justo lo que tu cuerpo necesita.

- Reduce el consumo de productos con gas y azúcar. Además de que reconocerás el verdadero sabor de los alimentos, tu organismo te lo agradecerá.

- Prefiere comer alimentos cocidos al vapor y cocinados en lugar de los fritos.

- Después de comer, si tienes tiempo, camina unos veinte o treinta minutos para ayudar a hacer la digestión y quemar calorías.

- Por último, al hacer mercado lleva una lista para tener claro qué vas a consumir y no comprar tentaciones de última hora. Regla de oro: nunca hagas mercado con hambre.

 

Foto: Archivo CROMOS.

Temas relacionados