¿Cómo reducir el consumo diario de sal?

El consumo exagerado de sal en la dieta es considerado en la actualidad como uno de los principales factores de riesgo para la salud.
¿Cómo reducir el consumo diario de sal?

Diferentes estudios han demostrado que en poblaciones que no consumen sal, enfermedades como la hipertensión arterial son prácticamente inexistentes. Pero la situación va mucho más lejos, ya que la sal también se ha relacionado con la osteoporosis, el asma y diferentes trastornos de los riñones.

Ahora bien, si la sal de mesa es indispensable para el adecuado funcionamiento del organismo, debido a que técnicamente el sistema utiliza el sodio para varias funciones vitales y el mantenimiento del equilibrio de líquidos y electrolitos en el cuerpo, la cantidad necesaria para lograrlo es mínima con respecto al consumo general de sal en la dieta tradicional. Aunque es cierto que un adulto normal tiene la capacidad de eliminar el exceso de sodio a través de la orina, estudios científicos han demostrado que el consumo de sal está directamente relacionado con el riesgo de graves enfermedades, principalmente cardiovasculares.

De ahí que los expertos insistan en reducir el consumo de sodio a como dé lugar. Según las recomendaciones nutricionales actuales, un adulto no debería consumir más de 6 gramos de sal al día. Sin embargo, las estadísticas indican que, en promedio, una persona consume más de 10 gramos de sal diariamente. Reducir el consumo de sal a menos de 5 gramos diarios en la población en general, evitaría cientos de miles infartos y muertes por fallas cardiovasculares cada año.

 

Formas de reducir el consumo de sal

-Ten en cuenta que 2.5 gramos de sal es igual a 1 gramo de sodio.

-No añadas sal en la mesa a ningún alimento.

-Reduce la sal al cocinar los alimentos.

-Utiliza otros condimentos, como hierbas, limón, vinagre, vino, verduras.

-Evita consumir alimentos procesados y en paquetes.

- Revisa siempre el contenido de sodio de los alimentos (cereales, galletas, bebidas, etc.).

 

Abajo la tensión arterial

Un análisis hecho a casi 150 estudios indica que los medicamentos para la tensión arterial generan muchas más ventajas de lo que se creía. Según concluyen los investigadores del London School of Medicine, las medicinas antihipertensivas deberían ser más utilizadas, ya que tienen efectos incluso en las personas normotensas. El estudio fue publicado en el British Medical Journal. En la actualidad, lo prudente es hacer controles de la tensión arterial después de los 40 años y, en algunos casos, medicar, en especial cuando se encuentra más alta de lo normal. Sin embargo, este estudio demuestra, por primera vez, la importancia de reducir la tensión arterial incluso cuando se encuentra dentro de límites normales. Así, todo indica que lo esencial no es solo el control de la tensión arterial alta, sino mantenerla siempre lo más bajo posible, incluso en las personas que no tienen hipertensión.

 

Los beneficios de la siesta

Tomar una siesta puede traer grandes e inesperados beneficios. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en San Diego, indica que una buena siesta, además de reparar las energías, ayuda al cerebro a crear “conexiones asociativas”, que podrían ayudar a resolver ciertos problemas. Según los científicos estadounidenses, al tomar una siesta el cerebro genera conexiones de las ideas con los pensamientos y la memoria, generando el “camino neuronal” para resolver asuntos recientes y que requieren de una solución rápida. Una buena razón para tomar una buena siesta.

 

Foto: iStock.

Temas relacionados