La dieta de la leche, perfecta para bajar de peso

Un pequeño y limitado estudio ofrece nuevos indicios de los beneficios que puede tener la leche, cuando se toma en la mañana y es baja en grasa.
La dieta de la leche, perfecta para bajar de peso

Un grupo de científicos estadounidenses decidió determinar los efectos del consumo de leche en un régimen de dieta para bajar de peso. Para lograrlo, le ofrecieron un vaso de leche en la mañana a un grupo de personas. A otro grupo, para comparar, le dieron un vaso de jugo de fruta. Después de varios días, las personas en el grupo de la leche reportaron que durante el día se sentían con menos hambre, más satisfechas y con más energía, lo que les permitía consumir menos calorías que las personas que tomaron jugo. Esto llevó a los científicos a concluir que si se quiere bajar de peso, es recomendable tomar leche, pero solo un vaso, en las mañanas y como parte de una dieta controlada. 

 

Comer menos para vivir más

En el pasado se demostró que, al menos en ratones de laboratorio, la restricción calórica generaba un incremento en la cantidad de vida y reducía los riesgos de desarrollar enfermedades. Un nuevo estudio publicado en la revista Science, ofrece nuevas evidencias de esta teoría. El análisis, desarrollado por científicos de la Universidad de Wisconsin, lleva más de 20 años y se está realizando en primates de la especie rhesus, lo que hace pensar que la situación puede llegar a ser muy similar a lo que sucedería en el caso de los humanos. Las conclusiones preliminares sugieren que una restricción en las calorías puede traer un incremento sustancial en la calidad y cantidad de vida de las personas. Aunque la restricción calórica permanente en las personas es prácticamente imposible de alcanzar, esto ha generado un gran interés para buscar el desarrollo de herramientas que permitan lograr los mismos resultados sin modificar la dieta.

 

Foto: Flickr.

 

últimas noticias

Cinco curiosidades sobre los zurdos

¿Es malo quedarse en la cama todo el día?

Sexo oral en la primera cita ¿sí o no?