Vitaminas en embarazo no evitan problema de hipertensión

El consumo de grandes cantidades de vitaminas C y E no previene la preeclampsia ni problemas de presión alta en mujeres embarazadas, dijeron investigadores.

De hecho, los resultados de un estudio de cuatro años y medio entre casi 5.000 mujeres revelaron que aquellas que tomaban dosis muy altas de las dos vitaminas eran 10 por ciento más propensas a desarrollar hipertensión durante el embarazo que las voluntarias que usaron placebos.

"No existe manera de justificar la indicación de estos medicamentos a mujeres" durante el embarazo, dijo el doctor James Roberts, de la University of Pittsburgh, que lideró el estudio. "Claramente, las vitaminas C y E no son una respuesta a este problema", opinó.

La preeclampsia es una condición que puede ocurrir en el embarazo e involucra un aumento de la presión arterial y un exceso de proteína en la orina.

Aunque el aumento de la presión puede no ser muy grande, si la enfermedad no se trata se corre el riesgo de que se produzcan complicaciones severas y a veces fatales para la mujer y el bebé. Roberts enfatizó que los últimos resultados no implican que las mujeres embarazadas no deben tomar sus vitaminas prenatales, que contienen dosis mucho menores de vitaminas C y E.

El estudio halló que otros problemas como el bajo peso al nacer, el síndrome de dificultad respiratoria o la necesidad de una cesárea, no fueron afectados por el consumo diario de 1.000 miligramos de vitamina C o 400 unidades internacionales de vitamina E.

El estudio, reportado en el New England Journal of Medicine, fue realizado porque un test previo de 283 mujeres había hallado que las dos vitaminas reducían en un 60 por ciento el riesgo de preeclampsia, una importante causa de muerte en las mujeres embarazadas en el mundo en desarrollo.

Pero el resultado fue controvertido porque otros test no lograron comprobar esa conclusión inicial, quizá porque sólo el 17 por ciento de las mujeres del estudio original estaban tomando vitaminas prenatales. En los siguientes test, el 70 por ciento ya las estaba tomando.

Roberts dijo que otros dos estudios a gran escala de las vitaminas también habían sugerido que su consumo podía contribuir a la hipertensión.

"Claramente parece que el resultado es real, en base a los tres estudios", señaló. Las vitaminas, sin embargo, cumplen otras funciones importantes al proteger de enfermedades.

"En Estados Unidos, los obstetras generalmente recomiendan que las mujeres embarazadas tomen un multivitamínico formulado para el embarazo, sobre todo si no comen una dieta bien equilibrada", dijo la doctora Catherine Spong, del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, que ayudó a financiar el estudio.

"En nuestro estudio, las participantes tomaron suplementos que contenían mayores dosis de vitaminas C y E -alrededor de 10 veces la cantidad que tienen las típicas vitaminas prenatales-, además de cualquier otra vitamina que pudieran estar tomando", afirmó.

En Estados Unidos, la preeclampsia aparece en el 15 por ciento de los partos prematuros y puede afectar tanto a la madre como al feto.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya