La moda de la posesión presidencial

CROMOS invitó a dos expertos para que dieran sus opiniones sobre quién estuvo afortunado y quién desafortunado, durante la ceremonia de Transmisión de mando.
La moda de la posesión presidencial

Los expertos en moda Pilar Castaño y Felipe Espinosa nos dejaron sus críticas 

María Clemencia de Santos y Juan Manuel Santos

Castaño: Acertó escogiendo a la diseñadora Isabel Henao. El traje en tonos perla y violeta en una bellísima seda con detalles en los hombros, cuello y mangas en corte tulipán, permitieron resaltar su elegancia y finura. Guantes, zapatos violeta, cartera del mismo material del vestido. A su lado, el elegante presidente vestido por Arturo Calle, el hombre que democratizó la moda masculina en nuestro país.

Espinosa: El color marfil fue un acierto, en contraste perfecto con el morado de sus zapatos y guantes. Las mangas tulipán dieron el toque perfecto para enriquecer la simplicidad del traje. Él es la perfecta imagen de un presidente. Transmite poder, elegancia y austeridad. Se mantiene en el límite justo con un traje de impecable factura, hecho para él por Arturo Calle.  La corbata azul celeste marca un sutil acento de color.

María Ángela Holguín y Felipe de Borbón

Ella, muy elegante y acertada con el color de moda en este sastre de chaqueta larga que estiliza. Perfectos accesorios, menos la cartera que ha debido ser de mango o sobre, no de colgar en el hombro. Él, impresionante! en su traje azul media noche en material para el clima tropical, la impecable camisa blanca y la corbata brillante de ceremonia.

Viena Ruíz

C: Escogió una falda en placas con brillo, y chaqueta de satín, materiales más apropiados para un salón cerrado que para una ceremonia al aire libre, de día. Aun así se veía sobria y elegante.

E: La elección es sexy y a la vez chic. Funciona la mezcla de materiales y el largo de la chaqueta con una falda pitillo. Los zapatos de punta abierta no son adecuados para la ocasión y el clima de Bogotá.

Carolina Barco

C: El estilo no se improvisa. Siempre está impecable. Vestida con un sastre de cuello alforzado a mano del diseñador Álvaro Reyes, zapatos y cartera sencillos. Color ideal para su tono de pelo y piel.

E: Es una muestra de su gusto impecable. Acertó con la elección del color berenjena para su sastre. Los detalles de la chaqueta, en el cuello y la abotonadura, le dan un toque contemporáneo. El conjunto proyecta poder y feminidad.

Cristina Fernández de Kirchner

C: Equivocada de los pies a la cabeza. Su carta de presentación, que es el pelo, sin brillo y demasiado largo. Mal el maquillaje, sobreactuado. El vestido y el abrigo, indescriptibles. Todos los estilos en uno, ¡Imposible!

E: Una selección desacertada. El abrigo azul cobalto con puños decorados es inapropiado para la hora y la ocasión. El juego con el vestido de dos piezas, azul claro jaspeado, resulta en una mezcla excesiva. Faltó sobriedad y edición a la hora de escoger el atuendo.

Amparo Grisales.

C: Siempre Diva. Escogió el color ceremonial por excelencia, el blanco. Un vestido de corte imperio de chaquetilla corta de Giorgio Armani. Muy bien con su pelo recogido y acertó en el color beige claro de sus zapatos y cartera estilo sobre.

E: Encarna la versión más sexy de un sastre. Un acierto, sobre todo por el largo de la falda. Escogió una paleta de colores muy claros, blanco y vainilla, que la hacen resaltar en el clima bogotano. Bien por la forma y el tamaño de la cartera. Me hubiera gustado verla con zapatos de punta cerrada.

Rafael Santos y María Fernanda Rodríguez

C: Él con el traje oscuro que mandan los códigos de la elegancia para una ceremonia. Camisa blanca y clásica corbata a rayas, muy inglés. Ella, con el bellísimo color ciruela, el tejido de punto es el material del momento y el largo Chanel, con el contraste del gris en sus accesorios.

E: Él con una elección segura, atemporal y estricta. Vestido negro de tres botones, pantalón con guardapolvo, camisa blanca y corbata oscura con rayas diagonales. Ella con una maravillosa selección del color mora tenue. En vez del clásico negro, optó por el gris profundo para las medias y los zapatos, impecable. Un traje sobrio que adquiere una nueva dimensión con la técnica de tejido de Pepa Pombo. Le sobra la flor de la cintura.

María Cristina Arango de Pastrana

C: Tan clásica como la cartera Hermès que llevaba como accesorio. Desde que fue primera dama, hace más de 30 años, ha sido siempre natural y elegante, sin ningún esfuerzo. Color cereza, muy juvenil.

E: Simplemente perfecta: elegante, con clase y muy femenina. La silueta de la falda y la chaqueta, apropiadas para su edad. La combinación de guantes marfil con cartera, medias y zapatos negros es una demostración de esa sutil destreza que se requiere para sobresalir en términos de moda.

Ernesto Samper y Jacquin Strouss 

C: El presidente con un traje oscuro siempre muy favorecedor, pero la corbata nunca debe salir debajo de la chaqueta. Jacquin llevó un traje acertado de largo perfecto. Zapatos perfectos. Los guantes con manga tres cuartos deben llevarse más largos.

E: La corbata roja ha sido la mejor compañera del expresidente Samper durante décadas. La camisa blanca fue una coincidencia de rigor entre los hombres que asistieron al evento. La restringida paleta de color: negro, gris y blanco, es un declarado acierto de ella. El cuello del vestido y la flor son femeninos y funcionan bien. Pero la silueta no es la más adecuada para Jacquin, así como el estilo de sus zapatos.

Manolo Cardona y Fonseca

C: Manolo es demasiado guapo para entrar en esa era en la que duró Brad Pitt casi dos años, de afearse por los papeles... Pero a pesar del pelo y la barba, bello y elegante. Mi querido Fonseca, la corbata es un código indispensable en una ceremonia. }

E: El traje de Manolo resulta demasiado severo. La paleta de color es muy estricta y triste. Pudo haberse divertido más con la elección de sus piezas para proyectar una apariencia fresca, masculina y arriesgada. El conjunto de Fonseca pide a gritos una corbata. El estilo personal es motor fundamental de la moda, pero una ocasión como la posesión presidencial, tiene condiciones de protocolo. Un detalle diferencial de su vestido, el toque de la solapa ancha de su chaqueta.

María López y Felipe López 

C: Ella escogió al diseñador bogotano Esteban Cortázar, muy acorde con su edad. Felipe López, elegante por tradición.

E: Ella con un conjunto adecuado de piezas que gritan juventud y mucha clase. El negro y el gris, tan serios, se matizan con el sobre Chanel salmón y la pashmina rosa. La chaqueta de cremalleras, una versión chic de la chamarra, le da un toque fresco y contemporáneo. Los sellos de siempre están presentes en la clásica elegancia de Felipe López. Corbata Hermès y mocasines en vino tinto profundo, rompen la formalidad de su traje gris.

Paula Jaramillo

E: La forma entubada de la falda, desde la cintura hasta debajo de las rodillas, le sienta de maravilla. La camisa es femenina pero un tanto “aseñorada”.

C:Elegantísima. Saint Laurent la habría vestido igual. Perfecto el corte lápiz de la falda, la chaqueta de botones dorados, el color y estilo de la blusa y la diminuta cartera de taches, con medias de encaje.

María Elvira Arango

E: El blazer en terciopelo verde es adecuado pero adquiere un tono divertido con la combinación del morado de la flor y la cartera tipo cesto. Su atuendo resulta correcto en términos estrictos de estilo, pero pudo haber tenido una carga más alta de sofisticación, ya que la ocasión se lo permitía.

C: Muy vintage y original. Combinó la chaqueta de terciopelo color verde botella, los dos están a la orden del día en tendencias, con unos zapatos morados que, como veo, acabarán imponiéndose.

Isabel Sofía Cabrales

E: Su elección resultó demasiado seria para la ocasión. Interesante el camino de la discreción que propone, pero aun así habría podido ser más arriesgada sin perder la elegancia y belleza que la caracterizan.

C: Menos es más. Elegantísima con su sastre años 50, liviano, en tejido de seda en tela missoni, jaspeados de rosa, lila y gris del diseñador Hernán Zajar. Zapatos perfectos, lo mismo que los accesorios.

Lina Moreno de Uribe

E: El conjunto azul claro de la diseñadora Amelia Toro es sobrio pero acertadísimo para destacar su silueta y guardar la elegante discreción que ha sido su sello personal. El abrigo, una prenda ideal para Bogotá, se roba el protagonismo con simples detalles de construcción y su destacado minimalismo.

C: Su sencillez pasará a la historia. Aun cuando no es muy amiga de la falda, escogió abrigo y vestido en crepe de lana gris perla. Zapatos claros para no contrastar cortando con colores oscuros. Siempre escogió a Amelia Toro y este diseño podría ser un vintage de Amelia.

Andrés Pastrana y Nohra Puyana

E: Un vestido clásico de corte impecable y una camisa blanca son siempre una salida elegante para un hombre. Lo riguroso de esta combinación se rompe con el verde menta de la corbata. Una mujer elegante por naturaleza tiene un buen terreno ganado en el campo del estilo. Sin embargo, el tono del rosa resulta inapropiado. El mismo abrigo pero en un tono más oscuro hubiera sido perfecto.

C: ¡Pareja perfecta! Nohra, con un abrigo de su diseñadora favorita, Silvia Tcherassi, color rosa empolvado, perfecto para sus tonos de piel y pelo. Zapatos Chanel. Él, con saco de dos botones abotonado como toca, y color acertado de la corbata.

Patricia López

E: Su elección fue seria, tanto en las prendas como en el color. Funciona bien el abrigo ligeramente más largo que el vestido, ambos en el mismo paño jaspeado. Pero para sacar adelante este atuendo hubiera resultado mucho más conveniente el uso de un zapatón de tacón alto.

C: Se inspiró en la primera dama de Francia, Carla Bruni. Demasiado largo el abrigo para las balerinas tan planas. Acertado el color y el material del conjunto. Cartera demasiado grande, para una ceremonia.

María Paulina Espinosa de Lopez 

E:El exceso es uno de los pecados mortales en términos de estilo. Hay exceso en la cantidad y el tamaño de los accesorios y además, una transparencia muy marcada inapropiada. Faltó sobriedad y mucha edición a la hora de escoger el atuendo completo.

C: No consultó oráculos más altos. O la cartera, o el collar, o la sombrilla, o la transparencia. Todo al tiempo. ¡Pum Pum...!

Lula Arango y Poncho Rentería 

E: Lula eligió un color desafortunado para su tono de piel. La falda cae en el lugar incorrecto, luce un poco corta. El peinado y los accesorios se ven desaliñados. El conjunto de Poncho resulta inapropiado de pies a cabeza. La combinación de elementos está lejos de ser elegante, y la elección de un gorro tejido con estampado de calavera está fuera de lugar.

C: Lula, la eterna novia, muy femenina con su sastre en color rosa. Los zapatos y cartera en gris perla o beige, no habrían cortado tanto con el tono empolvado. Él dice que yo soy su estilista… ¿Le creemos?

Antanas Mockus 

E: Su traje pasa inadvertido en términos de moda: gris, severo, anónimo y aburrido. Sus zapatos demuestran que para él la comodidad prima sobre el diseño. El mensaje verde que lleva con su corbata habría sido igualmente claro con una opción mejor diseñada.

C: Se ve mucho mejor con traje oscuro que con el consabido caqui. Impecable camisa, buen cuello, y el color de su partido verde. Lástima que no se abotonó la chaqueta pues perdió elegancia.

Roberto Pombo 

E:Discreto, masculino y muy sobrio. De nuevo la camisa blanca y el traje gris aparecen como el conjunto favorito. La corbata morada, un acierto, así como la selección de zapatos, que a diferencia de muchos, son los apropiados para su traje.

C: Sobrio, elegante, buen color de corbata y la infaltable camisa blanca. Los clásicos zapatos de hebilla son el toque perfecto. Mejor con la chaqueta cerrada.

Luis Fernando Santos y María Isabel Jaramillo

E: El traje azul de dos piezas de Santos no se destaca. La combinación de colores con la camisa y la corbata es correcta. Desafortunada la elección de zapatos negros para esta paleta de color. El azul va mucho mejor con zapatos chocolate o miel.

C: La capa no es fácil, pero en este caso la estatura y el zapato de María Isabel Jaramillo funcionaron. Él, con vestido azul pavo real, buen contraste con camisa azul clara y corbata rosada.

María Antonia Santos 

E: La sensación que transmite su atuendo es que parece haber sido diseñado para una ocasión diferente. Resulta, por su silueta, la tela y el brillo, más apropiado para la noche. El color no es conveniente para su tono de piel.

C: Escogió el estilo vintage de la diseñadora Olga Piedrahíta. La seda en tonos rosa, con doble falda y el fajón en la cintura, son estilos muy populares entre la juventud. Se veía muy natural y fresca con su pelo recogido

Vera Solano y Silvia Tcherassi 

E: Otro de los abrigos sobresalientes de la tarde. Sobrio, formal y de corte impecable. Los detalles con lazos de su camisa marfil en los puños y el cuello llaman la atención y resultan divertidos. Habría preferido una selección diferente de botines, tal vez más cortos.

C: Ambas son ejemplo de elegancia. Silvia, ideal, con blusa blanca estilo romántico y abrigo militar en paño negro. Los botines muy acertados para un día lluvioso en la capital. Su mamá se vistió con uno de sus diseños en tonos pasteles, que le iluminaron el rostro.

Belisario Betancur y Dalita Navarro 

E: Él, sobrio y adecuado. Ninguna sorpresa con el color de su corbata y de su camisa. La combinación de estos ingredientes es austera. Dalita Navarro erró con el color de su sastre y la pashmina: son del mismo tono de su pelo. El detalle del gran collar étnico es el punto focal, una pieza única siempre se destaca. El resultado es una monocromía exagerada que pide a gritos un color de contraste.

C: Ella siempre ha sido una mujer de pantalones. Los usó hasta en el matrimonio del Príncipe de Asturias. Los tonos que escogió, difíciles. Pero, curiosamente, con su tono de pelo se salió con la suya. Muy bellos accesorios. El presidente, siempre auténtico, y muy elegante con su traje oscuro.

Claudia de Francisco y Laura Pardo

E: Laura asume los riesgos que su edad le permite y los saca adelante. Sobria, en blanco y negro, de la cintura para arriba. La falda drapeada en fucsia vivo le da fuerza. Bravo por los pañuelos en seda marfil que caen del hombro, un accesorio inesperado. Una movida brillante de Claudia con un abrigo elegante, el clima le dio la razón. El juego de ajedrez con su vestido negro, que llega hasta en el punto correcto de sus rodillas: puro buen gusto. Los botines en cuero drapeado le dan un toque justo de femenina irreverencia.

C: Laura, vestida acorde con su edad por Leal Daccarett. Alto de falda perfecto y pumps altísimos. Claudia, impecable, con la combinación perfecta de los colores inmortales: blanco y negro. Abrigo de Álvaro Reyes, y vestido de arandelas en paño y chiffón de Amelia Toro.

Ángela Benedetti 

E: Un look contemporáneo y sexy. El pantalón jaspeado en corte “A” con bota campana, de Olga Piedrahíta, y la bufanda con boleros, de Pepa Pombo, van en equilibrio perfecto. Las gafas de sol de estilo retro le dan un toque juvenil.

C: Muy bien. Internacional, sobria y elegante.

Isabel Henao 

E: La elección de la diseñadora fue una pieza formal y severa. La falda hecha con recortes de tul en múltiples colores es su sello indiscutible. Requería, por el tipo de ocasión, una chaqueta para lograr un atuendo elegante y apropiado para el día. Faltó una apuesta más fresca, más vanguardista, Isabel puede y sabe cómo hacerlo.

C: Bella y elegante. Con una falda de flores aplicadas a mano en tul de colores pasteles y chaqueta anudada en la cintura con cintas. Zapatos haciendo juego en dos tonos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial